Los primeros pasos de los bebés

primeros pasos

Lentamente, con el paso de los meses notaremos que nuestro bebé ha comenzado a manifestar una mayor curiosidad con respecto a su entorno, lo que seguramente lo llevará a intentar desplazarse por sí mismo, para alcanzar las metas que se propone.

En primer lugar comenzará con el gateo, para posteriormente tratar de dar sus primeros pasos de pie, erguido e intentando mantener el equilibrio. Esta es una etapa de aprendizaje muy difícil para los pequeños, por lo que debemos estar junto a ellos para brindarles toda la seguridad que precisan.

Por lo general, al llegar al segundo año de vida la mayoría de los niños ya comienzan a caminar con estabilidad, sin necesidad de apoyarse en los muebles, paredes o personas cercanas, dando lugar así a su completo desarrollo motriz.

La mayoría de los bebés comienzan a dar sus primeros pasos al cumplir el año, por supuesto con la ayuda constante de los adultos, y pueden lograr desplazarse erguidos sujetos de las manos de sus padres, o bien aferrándose a muebles, muros y demás objetos que estén en su camino.

A lo largo de los seis meses siguientes, el niño consigue mantener la estabilidad y la coordinación corporal que le permitirá posteriormente desplazarse por sus propios medios y sin la ayuda de los adultos. En este lapso de tiempo también aprenderá a sentarse y ponerse de pie solo.

Quienes tenemos niños hemos notado que al principio suelen caminar con sus piernas separadas y sus pies hacia fuera, lo que no les permite lograr el equilibrio adecuado para evitar las caídas.

Después de un tiempo, los pequeños aprenden a mantener mejor su equilibrio y logran, lentamente, mejorar su forma de andar, ya que comienzan a juntar sus piernas, colocan sus pies de forma paralela, y realizan pasos más cortos ayudando sus movimientos con los brazos.

primeros pasos

La etapa de aprendizaje completo culmina por lo general al llegar a los dieciocho meses de vida del niño, cuando sus movimientos son coordinados y controlados, consiguiendo así un verdadero equilibrio que lo ayudará a evitar las caídas, que han sido tan frecuentes durante sus primeros pasos.

Una vez que el niño ha desarrollado por completo su capacidad para andar, no sólo podrá desplazarse con facilidad para todos lados, cambiar de dirección y llevar consigo objetos en ambas manos, sino que además desarrollará otras habilidades motrices.

Durante este período de aprendizaje, el pequeño conseguirá colocarse en posición de puntillas, empujar juguetes, patear pelotas, agacharse para recoger un objeto del suelo, e incluso bailar.

Foto | Mariana Mercedes Otero por Graciela Marker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...