Los perros y los niños

A los niños les encantan los animales. Y la mayoría declara que le gustaría tener un perro como mascota en sus casas. De hecho, muchos de esos lo tienen. Pero antes de comprar un perro hay que tener claro ciertas cosas. La primera y la más importante es que un perro no es juguete, hay que tener claro que conlleva ciertas obligaciones. De esta manera, luego se evitará abandonarlo o regalarlo.

Pero aparte de eso, también es importa elegir bien el perro. Es mejor comprar uno que se adecue al modo de vida, carácter y lugar donde se vide. Además, no hay que coger perros agresivos porque no se suelen llevar bien con los niños y tampoco celosos como pueda ser el Husky Siberiano. Y es recomendable que el perro se crie de pequeño con el niño, sobretodo para evitarse problemas, se han dado casos de perros que no aceptan al bebé, lo ve como un enemigo que ha invadido su espacio.

Los perros más recomendables para convivir con niños son los siguientes:

Bulldog francés: este pequeño bulldog es un animal encantador. Siempre está deseoso de recibir las atenciones de su dueño y poder jugar con toda la familia. Con los niños se lleva estupendamente y se convierte en un compañero de juego de toda confianza. Gracias a su pequeño tamaño puede ser una elección muy acertada para tenerlo en un piso, además no necesita correr durante horas en espacios abiertos.
Perro salchicha (Dachshund): Es un perro muy amistoso y compañero con la familia y los niños.
Dálmata: Es un perro que le encanta a los niños. Necesita ejercicio porque es muy activo, pero requiere un aseo mínimo.
Beagle: Le encantan los niños. Es la raza protagonista de la película SuperDog

Pese a que estas razas son muy cariñosos con los niños hay que estar pendientes de los niños y recordarles ciertas reglas:

– No hay  darle besos en la boca y la nariz

-Hay que lavarse las manos después de jugar

– No hay que acercarse ni molestarlos cuando están comiendo

– Evitar meterle la mano en la boca

Más allá de estas reglas, tener un perro en casa aporta muchos beneficios a los niños:

– Estimula la afectividad del niño.
– Genera actitudes de responsabilidad (tienen que sacarle a pasear, darle de comer).
– Ayuda a que los niños sean más sociables.
– Potencia la sensibilidad del niño. A los perros hay que darles cariño, nuestro tiempo (tenemos que sacarlo a pasear, hay que jugar con él y enseñarle buenos hábitos), y un espacio exclusivo para él en nuestra casa.
– Aprenderán a respetar las normas. Los padres tendrán que poner normas y límites en el comportamiento del hijo con el perro, para que el niño sepa qué puede hacer y qué no. Por ejemplo, prohibirle que duerma en la cama con el niño.

Fuente: Con hijos

Foto: Titi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...