Los padres no deben dormir con su bebé en el sofá

A raíz de una noticia sobre la muerte de un recién nacido mientras dormía con su padre en el sofá, los expertos vuelven a recordar que los padres no deben dormir con su bebé en el sofá, siendo necesario y obligado que el pequeño se coloque en la cuna para que duerma con más seguridad.

Muerte súbita del bebé

En el Reino Unido, un bebé de seis días murió en los brazos de su padre mientras ambos dormían juntos en el sofá, la causa de la muerte del pequeño no se pudo determinar, pero el forense comentó que dormir juntos podría haber sido un factor de riesgo del síndrome de muerte súbita infantil. Por esta razón y dando a conocer esta noticia como ejemplo, se vuelve a recordar que los padres no deben dormir con su bebé en el sofá.

Lo cierto es que no es la primera (ni será la última) vez que un bebé se queda dormido en el sofá bajo la supervisión de los padres, incluso que uno de los progenitores que esté a cargo se duerma con él. Puede parecer algo inocente y sin riesgos, pero muchos estudios han demostrado que una buena parte de las muertes infantiles cundo duermen, se producen en un sofá.

En el sofá existen varios elementos que pueden provocar la asfixia de un bebé, la superficie blandita y mullida, el cojín, la inclinación que tiene, la falta de espacio al encontrarse ante un adulto y los cojines, etc. A esto hay que añadir el riesgo de que un progenitor se duerma y en algún momento realice algún movimiento que termine asfixiando al bebé sin querer. En un estudio realizado por el Children’s Mercy Hospital en 2015, se apuntaba que una de cada ocho muertes de bebés por el síndrome de muerte súbita se producía en el sofá, lo que da una idea del potencial riesgo.

Los pediatras recuerdan que los bebés deben dormir boca arriba en una superficie firme, plana y sin cojín, por lo que el sofá o dormir sobre el padre es una mala idea, es necesario colocar al pequeño en la cuna desprovista de cualquier objeto que pueda causar asfixia, un peluche, una manta, una almohada, etc. Aunque los padres estemos despiertos y atentos al bebé mientras duerme en el sofá, bastan unos segundos para que el pequeño se gire y se coloque de cara contra el cojín, por lo que se puede desencadenar un problema respiratorio y, en consecuencia, el riesgo de muerte.

En el caso del pequeño que murió en los brazos de su padre mientras ambos dormían en el sofá que hemos conocido aquí, parece ser que después de tomar el pecho se quedó dormido mientras sus padres veían la televisión en el sofá. El padre se despertó a la una de la madrugada y fue a buscar algo a la nevera, cuando volvió, se dio cuenta de que el pequeño no respiraba. Que un bebé se duerma en el sofá junto a un progenitor es bastante habitual, pero por alguna razón y a pesar de las advertencias, parece que los padres no llegan a ver el riesgo de la situación.

Por ello, este es uno de esos temas que hay que recordar periódicamente, ya que muchos padres primerizos desconocen este riesgo. Además de evitar que el bebé se duerma en el sofá, hay que tener en cuenta algunos consejos que ayudarán a reducir el riesgo de muerte súbita infantil.

Foto | Jessica Merz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...