Los niños y el sol, conócelo para protegerles

protege tu bebe del sol

El verano está encima y es, sin duda, una de las mejores épocas del año para gozar con nuestros niños al aire libre. Sin embargo, hay que tomar unas sencillas cautelas para evitar problemas habituales en esta época, como las quemaduras solares.

La luz solar estimula la producción de vitamina D, que beneficia la fijación del calcio en los huesos, y es fuente de salud para todos. Sin embargo, los rayos del sol también pueden ser un peligro para la piel. El sol emite diversos tipos de radiaciones, siendo los rayos ultravioleta B (UVB) y los rayos ultravioleta A (UVA) los que tienen mayores consecuencias sobre nuestra piel.

Los rayos UVA y UVB

Los rayos UVA son los responsables de que se genere melanina (la encargada de la pigmentación morena de la piel) a las pocas horas de la exposición al sol, así como de la degeneración cutánea.

Los rayos UBV son los que provocan el enrojecimiento de la piel, las quemaduras solares y la elaboración de melanina más tardía (la que aparece unos días después del enrojecimiento de la piel). Además estos rayos UVB son los que más se han relacionado con la aparición del cáncer de piel.

La luz que no vemos

La luz que nos resulta perceptible no es la que lesiona la piel, los rayos infrarrojos generan calor y son los causantes de la pérdida de líquido por medio de la piel.

La luz UVB, la que pone en más riesgos a la piel, es incorpórea, no podemos verla, y es capaz de alcanzar a la superficie de la tierra incluso cuando hay nubes. Por eso, alguna vez nos hemos quemado mientras estábamos en la playa y ha aparecido un nublado.

La luz ultravioleta puede perturbar la información genética que se encuentra en las células de la piel. Este deterioro genético es acumulativo y genera un mayor riesgo de cáncer de piel con el tiempo, por eso resulta tan importante empezar a usar la protección solar en la infancia de forma habitual y sin descuidos.

También debéis estar atentos a las circunstancias que elevan la cantidad de radiación solar, porque ahora se acerca el verano, pero debéis conocer otro tipo de precaución para otros lugares de vacaciones que no sean en la playa:

  • La nieve por ejemplo, es capaz de reflejar el 80% de la radiación ultravioleta.
  • La arena por su parte refleja el 25%.
  • El agua es la más suave, solo refleja el 10% al igual que la nubosidad que únicamente retiene el 10% de los rayos ultravioleta.

Vía | mundobelleza.com
Foto | Hamed Saber

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...