Los niños recién nacidos se despiertan con mayor facilidad que las niñas

Muerte súbita

Un curioso estudio realizado por investigadores de la Universidad Monash (Australia) concluye que los niños recién nacidos se despiertan con mayor facilidad que las niñas en los tres primeros meses tras el parto, pasado este tiempo la diferencia desaparece. La conclusión obtenida, parte de un estudio en el que se pretendía dar una explicación a por qué era mayor la tasa del síndrome de muerte súbita en los lactantes varones que en las lactantes femeninas.

Para llegar a la conclusión de que los niños recién nacidos se despiertan con mayor facilidad que las niñas, los especialistas analizaron el sueño infantil de 50 bebés mediante una polisomnografía, una prueba que registra los parámetros electrofisiológicos que definen los estados de sueño y de vigilia. La prueba contempla el uso del electroencefalograma para registrar la actividad bioeléctrica cerebral, el uso del electrooculograma para medir el movimiento de los ojos y el electromiograma de superficie, prueba con la que se mide la actividad bioeléctrica muscular.

La prueba consistía en mantener a los bebés dormidos en una estancia con las condiciones de luz y ruido apropiadas para poder dormir, cada bebé recibía un leve chorro de aire por la nariz, chorro que poco a poco aumentaba su intensidad hasta que el bebé se despertara. Los resultados mostraron que las niñas dormían más profundamente, y que los niños se despertaban con mayor facilidad, sufrían llantos más problemáticos y además tenían más despertares nocturnos que las niñas.

A través de Europa Press podemos saber que los resultados muestran las diferencias de género y son parte de la explicación por la que los niños presentan un nivel más elevado en la incidencia de la muerte súbita, cifrada en un 60%. Los especialistas indican que las madres pueden ser más propensas a calmar a sus bebés varones cuando son inquietos, ayudándolos a dormir sobre su estómago, algo que puede incrementar la tasa de muerte súbita en los niños.

El grupo de investigación indica que el estudio pone de manifiesto que el síndrome es multifactorial, y que actualmente no es posible predecir la combinación de factores internos y ambientales que provocan la muerte súbita, por tanto, los padres deben ser conscientes de que existen diferentes riesgos y deben reducirlos para evitar en la medida de lo posible la muerte súbita, que los bebés duerman boca arriba, que no puedan ser cubiertas sus cabezas con ropa de cama, evitar el humo del tabaco y evitar acunarlos como hemos explicado anteriormente, etc.

Cada descubrimiento realizado por la ciencia médica para prevenir la muerte súbita debe ser considerado, ahora sabemos que existen diferencias en el sueño entre los recién nacidos masculinos y femeninos durante los tres primeros meses de vida, no será extraño que los especialistas inicien nuevas investigaciones en la misma línea para tratar de determinar si existen otros factores responsables de la diferencia de sueño y si éstos guardan relación con la muerte súbita. Puedes conocer los detalles del estudio a través de la publicación científica American Academy of Sleep Medicine.

Foto | Foilman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...