Los niños que no hablan se normalizan con el tiempo

Muchos padres se ven preocupados en comparativas por el tiempo que les lleva a sus niños comenzar a hablar con propiedad y ponerse a la par de los otros niños, cuando éstos demuestran que se toman un tiempo más para ponerse al día. La preocupación deriva de que el niño entonces puede estar sufriendo de algún tipo de retraso en su desarrollo natural.

Lo cierto es que la gran mayoría de los bebés que no hablan para los dos años de vida por lo general no se encuentran en ningún tipo de riesgo en lo referente a los problemas de conducta o emocionales en un futuro según se ha podido comprobar en una investigación realizada en forma reciente.

Lo primero es definir que el niño solamente tiene un retraso en el habla y no en el desarrollo, éste tipo de niños podrían exhibir en todo caso algunos problemas conductuales leves en los dos años de vida, pero se ha descubierto que esos problemas no son capaces de persistir una vez que las habilidades de lenguaje del niño se han puesto al día, acorde con su edad.

El autor del estudio Andrew Whitehouse, profesor asociado y catedrático de psicopatología del desarrollo del Instituto Telethon de Investigación en Salud Infantil de la Universidad del Oeste de Australia en Subiaco, señaló:

“Tener un hijo que no habla tanto como los demás puede ser muy perturbador para los padres. Nuestros hallazgos sugieren que no deben preocuparse demasiado de que un retraso en el habla a los dos años resulte en dificultades lingüísticas y psicológicas duraderas para el niño”.

Se sabe que hasta el 18% de los niños tienen lo que es conocido como un retraso del lenguaje expresivo, siendo éste el que brinda la capacidad de hablar, mientras que desarrollan bien el otro, el lenguaje receptivo, que es la capacidad de interpretar el habla y los gestos, según indica la Academia Estadounidense de Pediatría.

Las capacidades de lenguaje de éstos niños eventualmente alcanzan las de sus pares con el tiempo, pero la duda se basaba en la posibilidad de que éste retraso pudiese afectar la salud psicológica posterior, por lo tanto el estudio incluyó a los cuidadores de más de 1600 niños a los que se les pidió que completen la Encuesta de Desarrollo del Lenguaje.

Se encontró que  142 niños comenzaron a hablar tarde, el estudio se extendió por 17 años llevando a cabo en ese tiempo 5 evaluaciones del lenguaje y psicológicas cada dos o tres años. A los dos años los que hablaron tarde tenían mayores niveles de problemas conductuales y emocionales a raíz de la frustración de no poder comunicarse, por lo que éstos problemas no persistían una vez que los niños conseguían ésta posibilidad.

“Nuestros hallazgos sugieren que los padres no deben preocuparse demasiado de que hablar tarde a los dos años de edad resulte en dificultades lingüísticas y psicológicas persistentes en los niños. Hay evidencia sólida de que la mayoría de niños que hablan tarde alcanzarán las habilidades lingüísticas de otros niños”…”Lo mejor que los padres pueden hacer es proveer un ambiente rico en lenguaje a sus hijos”… “Eso significa sentarse en el suelo y jugar con el niño, hablarle, leerle, interactuar con el niño a su nivel”.

El jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven y Alexandra Cohen de Nueva York, en New Hyde Park, el doctor Andrew Adesman, aseguró:

“Esos hallazgos son tranquilizadores para los padres. Si los bebés solo tienen un retraso en el lenguaje expresivo, con frecuencia desaparecerá para la edad escolar. Y los antecedentes tempranos de retraso en el lenguaje por sí mismos no ponen a los niños en riesgo de problemas emocionales y conductuales posteriores”.

Vía | Rosario 3
Foto | smh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...