¿Los niños pueden sufrir cataratas?

Los niños también pueden sufrir cataratas, no son como las de las personas mayores que son causadas por la edad, su origen puede ser una infección durante el embarazo, una mutación genética o una enfermedad hereditaria. Es una enfermedad que tiene una incidencia reducida y en la mayoría de los casos se soluciona sin muchas complicaciones.

Cataratas congénitas

Las cataratas son una enfermedad que se define como la opacidad parcial o total del cristalino, quien las sufre ve imágenes difusas debido a que esa opacidad provoca que la luz se disperse dentro del ojo, por lo que no se enfoca en la retina de forma correcta. Generalmente hemos asociado las cataratas a las personas mayores, ya que una de las principales causas es la edad, pero existen otras causas y pueden afectar a distintos segmentos poblacionales.

Si un padre se pregunta si los niños pueden sufrir cataratas, la respuesta es sí, se trata de las cataratas congénitas, enfermedad que acompaña al bebé desde el nacimiento y cuyo origen puede ser una mutación genética, una enfermedad hereditaria o como efecto de una infección durante la gestación. Este tipo de cataratas suelen estar asociadas a defectos de nacimiento como el Síndrome de Pierre-Robin, el Síndrome de Conradi, el Síndrome de Marinesco-Sjögren, o el Síndrome de condrodisplasia, entre otros.

Esta enfermedad tiene una incidencia que ronda el 0’4% de los recién nacidos y es la primera causa de visión reducida y segunda causa de ceguera en niños, con una prevalencia de entre un 10% y un 38% de los casos de ceguera infantil. Dicha prevalencia varía dependiendo de la región del mundo. Las cataratas infantiles o congénitas son distintas a las cataratas que afectan a las personas mayores, por ejemplo, la pupila se presenta con una opacidad gris o blanquecina, en cambio, en las personas mayores aparece de color negra, se realizan movimientos oculares rápidos e inusuales, en una fotografía el ojo aparece con falta de brillo, etc.

Un niño puede sufrir cataratas que varían en intensidad, leves, moderadas o graves, dependiendo de si afectan a la visión total o parcial, si son leves y no afectan a la visión, no se suele aplicar tratamiento, de moderadas a graves sí afectan a la visión y requieren tratamiento, generalmente se utiliza cirugía para extirparlas, siendo un procedimiento en la mayoría de casos seguro y efectivo.

En el caso de cataratas en un solo ojo, es posible que sea necesario colocar un parche en el ojo sano para forzar el uso del ojo más débil previniendo la ambliopía. Hay que decir que en la mayoría de casos de bebés operados la ambliopía aparece, pero el procedimiento del parche suele ser efectivo y se corrige el problema.

Un problema añadido en algunos casos es la posibilidad de que después de una cirugía para eliminar las cataratas congénitas, el bebé desarrolle otro tipo de cataratas, en este caso se procederá al tratamiento mediante cirugía láser. Sobre las complicaciones, toda operación quirúrgica encierra riesgos, se puede producir una infección, una inflamación o un sangrado, pero son problemas que se suelen solucionar sin complicaciones.

Es interesante y necesario que los padres lleven a sus hijos al oftalmólogo para que realice una revisión ocular, siendo el mejor modo de descartar cualquier tipo de problema en la visión, si durante la revisión se detecta alguna anomalía, se procederá a realizar un examen en profundidad.

Foto | Apetitu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...