Los niños alimentados con leche materna podrían ser menos hiperactivos

Una investigación desarrollada en Irlanda muestra que la lactancia materna proporcionada como mínimo durante seis meses, reduce la hiperactividad de los niños a los tres años de edad. El estudio también constata que no mejora de forma significativa el cociente intelectual de los niños, pero sí la educación de la madre.

Beneficios de la lactancia materna

Muchos son los beneficios que brinda la leche materna, así se ha concluido en numerosos estudios, mejora el sistema inmunitario, contribuye en un desarrollo adecuado de los pequeños al proporcionarles los nutrientes que necesita, reduce el riesgo de cólicos, favorece la proliferación de una flora bacteriana de calidad, protege de numerosas enfermedades, y así un largo etcétera.

Sin embargo, aunque la lactancia materna cuenta con muchos beneficios reconocidos, todavía se debate si este tipo de alimentación puede influir en la inteligencia y comportamiento de los niños. Estas cuestiones también terminarán por resolverse, de hecho, ya se ha dado un pasito más gracias a un estudio desarrollado por expertos de la University College Dublin (Irlanda). Según los resultados de este trabajo, los niños alimentados con leche materna podrían ser menos hiperactivos, lo que demuestra que la lactancia sí influye en el comportamiento.

En la investigación se analizaron los datos de 8.000 niños irlandeses con edades comprendidas entre los 3 y 5 años, y divididos en dos grupos, los que fueron alimentados con leche materna durante un mínimo de seis meses y los que no recibieron lactancia materna. Los niños fueron sometidos a pruebas estandarizadas que tenían el propósito de medir sus habilidades cognitivas y su comportamiento. Según los resultados, los que tomaron leche materna tenían un comportamiento menos hiperactivo a los tres años que los que no fueron amamantados.

Con respecto a las habilidades cognitivas, las diferencias fueron poco significativas, los niños que fueron amamantados obtuvieron una puntuación ligeramente más elevada, pero no significativa, lo que sugiere que la lactancia materna no conduce necesariamente a un aumento cognitivo. Los resultados no pudieron determinar una relación causal directa entre lactancia y resultados cognitivos, y los expertos explican que esto tiene sentido porque en el desarrollo de la inteligencia intervienen numerosos factores.

Aunque sí se aprecian algunas pequeñas diferencias relacionadas con estos factores, por ejemplo, las madres que deciden amamantar a sus bebés comparten una serie de hábitos y características, tienen un mayor nivel educativo, evitan mayoritariamente hábitos poco saludables como el tabaco, el ambiente en el hogar está relacionado con el cociente intelectual, como por ejemplo la lectura de libros. Teniendo en cuenta estas variables, la lactancia materna sí se asoció a un mayor desarrollo cognitivo, pero si las madres tenían un menor nivel educativo y un menor cociente intelectual, no se apreciaron mejoras en el desarrollo cognitivo en comparación con los niños que no fueron amamantados.

Lo que sí se ha demostrado es el efecto beneficioso que produce en el comportamiento, los niños son menos hiperactivos a los tres años, pero ese beneficio se desvanece a los cinco años de edad. Según los autores, queda mucho por investigar, ya que hay muchas preguntas en el aire. Algunos expertos mantienen su teoría de que los niños amamantados tienen un mejor rendimiento intelectual, quizá sea cuestión de hacer un estudio a largo plazo que incluya todos los periodos del desarrollo hasta que los niños cumplen la mayoría de edad.

Podéis conocer más detalles de la investigación, a través de la página web de la University College Dublin y en la revista científica Pediatrics.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...