Los edulcorantes durante el embarazo se asocian al sobrepeso en los bebés

Un curioso estudio muestra que existe una relación entre un mayor IMC de los recién nacidos y un mayor riesgo de sufrir sobrepeso a los 12 meses de edad, con el consumo de bebidas endulzadas con edulcorantes durante el embarazo. Los expertos no conocen los mecanismos biológicos subyacentes, por lo que se realizarán nuevos estudios que permitan arrojar luz sobre esta relación.

Edulcorantes y obesidad infantil

Muchas mujeres optan por el consumo de bebidas endulzadas con edulcorantes durante el embarazo para evitar aumentar de peso más de la cuenta, pero lo que parece beneficiar a las mujeres embarazadas, podría estar perjudicando a los futuros bebés. Así se concluye en un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Manitoba (Canadá).

Según los expertos, tras el análisis de los datos de más de 3.000 madres y sus hijos, se constata que los edulcorantes durante el embarazo se asocian al sobrepeso en los futuros bebés, siendo la primera evidencia de que el consumo de este tipo de endulzantes artificiales no es recomendable durante la gestación. Parece ser que los bebés nacen con un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor de lo normal, apreciándose mucho más a los 12 meses de edad, esta condición provoca que se incremente hasta el doble el riesgo de los pequeños sufran exceso de peso durante la primera infancia.

Los investigadores apuntan que son resultados preliminares y que será necesario realizar nuevas investigaciones que permitan ratificar los resultados, aunque hay que decir que en estudios anteriores realizados con animales de laboratorio ya se observó este resultado, pero hasta ahora no se había constatado en los seres humanos.

Las razones no se conocen a ciencia cierta, se barajan algunas teorías como que los edulcorantes afectan al microbioma de los bebés, o que provocan una reacción del organismo de los fetos que les hace aumentar de peso, es evidente que aunque se haya encontrado la asociación, se desconocen completamente los motivos.

En el estudio se analizaron a 3.033 madres y a sus hijos de un estudio realizado entre el año 2009 y el año 2012, las madres informaron sobre los hábitos dietéticos que tenían y por otro lado se midió el tamaño y el peso de los recién nacidos, posteriormente se comprobó el IMC de los bebés a los 6 meses de edad. El consumo de bebidas con edulcorantes artificiales se asoció a un aumento de 0’20 unidades en el IMC infantil, así como al aumento del riesgo de sufrir sobrepeso a los 12 meses de edad.

Estos resultados no fueron explicados por el IMC materno, la calidad de la dieta, el consumo energético u otros factores de riesgo de obesidad. Es evidente que existen mecanismos biológicos subyacentes y por tanto, queda mucho por investigar, pero a la vista de estos resultados, sería conveniente recomendar moderación en el consumo de este tipo de bebidas de dieta. Podéis conocer más detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Foto | Oneras

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...