Los bebés que comen regularmente arroz tienen un nivel más elevado de arsénico

Una nueva investigación desarrollada en Estados Unidos concluye que los bebés que comen más arroz o alimentos cuya base es este ingrediente, tienen en el organismo un nivel más elevado de arsénico inorgánico. Los investigadores explican que no tiene por qué ser el arroz uno de los primeros alimentos que se introducen en la dieta sólida de los bebés, existen otras alternativas, como por ejemplo, los purés de verduras.

Arsénico inorgánico en la dieta

En el año 2014 la Comisión del Codex Alimentarius aprobaba una nueva regulación sobre los valores máximos aceptables de plomo y arsénico que pueden contener el arroz y los preparados para lactantes. Muchos estudios habían constatado los riesgos de estos elementos para el organismo de los bebés desde que se gestan en el vientre materno, un ejemplo es esta investigación en la que se constataba que los fetos de las mujeres embarazadas que eran expuestas en mayor grado al arsénico, tenían hasta cinco veces más probabilidades de morir durante el primer año de vida. A esto hay que sumar múltiples problemas de salud que causa el arsénico en la infancia, problemas del desarrollo, enfermedades del corazón, daños genéticos, cáncer, etc.

Pues bien, hoy conocemos los resultados de una investigación publicada en la revista científica médica Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, que concluye que los bebés que comen regularmente arroz, tienen un nivel más elevado de arsénico en el organismo, evidentemente no se está hablando de preparados comerciales, sino de las papillas que se preparan en casa o el arroz como alimento sólido introducido en la dieta de los pequeños.

El arsénico inorgánico es una sustancia producida de forma natural en el suelo, en el agua, y está presente especialmente en algunos alimentos como el arroz, precisamente uno de los alimentos sólidos que se suele introducir en la alimentación con sólidos en los bebés, además, es uno de los alimentos básicos para muchos bebés y niños pequeños de países de todo el mundo. Lamentablemente su contenido en arsénico inorgánico lo puede convertir en un alimento de riesgo, y más si los valores sobrepasan los límites máximos permitidos establecidos entre 0’2 mg y 0’3 mg por kilo de arroz y por kilo de alimentos con base de arroz.

El nuevo estudio demuestra que los bebés que comen más arroz tiene un mayor nivel de arsénico inorgánico en la orina que los bebés que no suelen alimentarse con este cereal. En la investigación participaron 750 bebés estadounidenses, los expertos analizaron sus hábitos alimentarios constatando que en la alimentación del 80% de los bebés, se había introducido el arroz a los 4-6 meses de edad. Los investigadores sabían que este cereal era común en la dieta de los bebés, pero comentan que les sorprendió comprobar el elevado número de niños que consumían productos con base de arroz.

A principios de este mes la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) propuso un límite de 0’1 mg por kilo de producto, lo mismo que se solicitó en la Unión Europea, debido a las preocupaciones que suscita entre los expertos de salud la ingesta de arsénico inorgánico, ya que se ha constatado que la exposición de los bebés a este elemento provoca además una disminución del rendimiento intelectual y del desarrollo.

Según las investigaciones de la FDA, en 76 muestras de cereales con base de arroz para bebés que fueron adquiridas en establecimientos comerciales, el contenido de arsénico inorgánico superaba el máximo permitido, aunque es verdad que en la mayoría de casos se superaba ligeramente. Los expertos explican que el arroz no tiene por qué ser el único o la primera fuente de grano en la dieta de los bebés, existen otros productos como la cebada, la avena o el trigo, es necesario que exista variedad en la dieta, ya que con ello se alcanza el equilibrio alimentario y se reduce el contenido de arsénico inorgánico que accede al organismo de los pequeños.

La Academia Americana de Pediatría también lleva a cabo estas recomendaciones, apuntando además que los purés de verduras y de carne son igualmente aceptables como primer alimento sólido. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista Jama Pediatrics.

Foto | Jonas Nilsson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...