Los bebés prematuros de raza negra tienen más posibilidades de ser ingresados en una UCIN más precaria

Un estudio pone al descubierto que los bebés de raza negra estadounidenses, así como los de otras razas y etnias que no sean de raza blanca, tienen más posibilidades de ser ingresados en una UCIN más precaria, es decir, menos preparada. Esta diferencia en la atención provoca que los bebés tengan mayor riesgo de sufrir problemas de salud a lo largo de la vida.

Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales

Según un estudio realizado por expertos de la Universidad de Vermont (Estados Unidos, los bebés prematuros de raza negra tienen más posibilidades de ser ingresados en una UCIN más precaria, es decir, que reciben menos atención y cuidados médicos, lo que podría tener consecuencias de por vida para los pequeños.

En la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) se ingresan a los bebés que necesitan una atención médica intensiva, se trata de un área donde profesionales cualificados y una dotación de tecnología avanzada trabajan para brindar todos los cuidados que necesitan los pequeños para curarse en el caso de estar enfermos, y desarrollarse correctamente en el caso de los bebés prematuros.

En teoría, se debería atender por igual a todos los bebés que son ingresados en esta unidad, pero el estudio muestra que esto no ocurre así. El estudio ha incluido a casi el 90% de los bebés prematuros y con bajo peso que nacieron en Estados Unidos durante los últimos tres años. Como hemos comentado, los datos muestran que los bebés de raza negra eran más propensos a recibir una atención más deficiente en la UCIN, lo que inevitablemente incrementa el riesgo de que sufran diferentes problemas de salud.

Los investigadores contaron con los datos de la Vermont Oxford Network, una organización sin ánimo de lucro formada por profesionales de la salud que trabajan como una comunidad interdisciplinaria para cambiar la situación de la atención neonatal. Su objetivo es mejorar la calidad, la seguridad y el valor de la atención a los recién nacidos y sus familias a través de un programa coordinado de mejora de la calidad basada en datos, educación e investigación. Estos datos permitieron analizar la posibilidad de que la raza o la etnia a la que se pertenezca (hablando de los bebés) incidan en la calidad de la atención que se brinda a los pequeños.

La calidad de las UCIN analizadas se determinó en función de nueve factores, la mortalidad infantil durante la hospitalización por parto, la infección bacteriana o micótica asociada a la atención médica, la realización de un examen ocular, el análisis y diagnóstico de la enfermedad pulmonar crónica, etc. Se estudiaron un total de 134.871 bebés nacidos desde enero de 2014 hasta diciembre de 2016, algunos nacieron en hospitales que contaban con una UCIN, y otros tuvieron que ser trasladados a la UCIN de otros hospitales. Participaron un total de 743 centros hospitalarios de los que 38 proporcionaron datos de un año, 28 datos de dos años y 677 datos de tres años.

Entre los bebés cuyo tratamiento se examinó en el estudio, 36.359 eran de raza negra, 53.895 eran de raza blanca, 21.808 eran hispanos y 5.920 eran de raza asiática. Al analizar los ingresos hospitalarios, se apreció que las razas o etnias minoritarias, tendían a terminar ingresados en hospitales distintos a los que son ingresados los bebés de raza blanca. Respecto a los bebés de raza negra, tenían una mayor probabilidad de ser tratados en una UCIN de menor calidad. Los expertos comentan que no saben por qué ocurre esto, aunque tienen algunas teorías, como el tipo de seguro médico, aunque también habría que añadir la situación económica de las familias, más precaria en la raza negra que en la raza blanca.

Cuidar y brindar atención a los bebés en riesgo no tendría que estar condicionado por el nivel adquisitivo, por la raza ni por cualquier otra cuestión, pero en un sistema sanitario como el instaurado en Estados Unidos, el poder adquisitivo es lo que impera. Quizá los investigadores deberían haber analizado también la situación económica de las familias de los bebés, seguro que es lo que provoca la diferencia del ingreso hospitalario y la atención que reciben los pequeños.

Pero lo que es evidente es que los bebés se suelen separar según la raza, y lo más importante, que los bebés de raza negra tienden a concentrarse en hospitales que brindan una peor atención, algo que, como ya hemos comentado, puede influir en la salud y en la calidad de vida de forma permanente. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en JAMA Pediatrics.

Foto | Tamaki Sono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...