Los bebés no deben ser alimentados con leche de vaca demasiado pronto

Los resultados de un estudio realizado por el Centro Alemán de Investigación Oncológica han derivado en la recomendación de que los bebés no deben ser alimentados con leche de vaca demasiado pronto. La razón es la presencia de un nuevo microorganismo presente en este alimento que podría tener una conexión indirecta con el cáncer.

¿Leche de vaca y riesgo de cáncer?

Según un estudio del DKFZ (Centro Alemán de Investigación Oncológica), se han detectado nuevos agentes patógenos en la carne de vacuno, en los productos lácteos elaborados con leche de vaca y en el suero sanguíneo de las vacas. Los investigadores comentan que parece posible que exista una conexión indirecta entre el consumo de diferentes alimentos derivados del ganado vacuno y la aparición de varios tipos de cáncer en seres humanos.

En base a los descubrimientos realizados hasta el momento, el Centro Alemán de Investigación Oncológica concluye que los bebés no deben ser alimentados con leche de vaca demasiado pronto, al menos hasta pasado el primer año de vida. La razón es que los bebés tienen un sistema inmunológico inmaduro por lo que podrían infectarse con el ‘nuevo’ agente patógeno al que han denominado BMMF.

El BMMF es un microorganismo similar en tipo a virus y bacterias, pero debido a que están relacionados con los plásmidos (moléculas de ADN extracromosómico de tipo circular que se replican y transmiten independientes del ADN cromosómico y que están presentes en las bacterias), se les llama también plásmidos, aunque hay que aclarar que no se trata de material genético libre o desnudo, aparece junto a diferentes proteínas.

Otros institutos como el Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos (BfR) y el Instituto Max Rubner (MRI), explican que una evaluación de los posibles riesgos de estos plásmidos como posible precursores de cáncer no se ha podido realizar hasta el momento debido a la falta de datos, por lo que no se puede asegurar que exista dicha relación. Sin embargo y como hemos comentado, el DKFZ considera que es necesario aplicar el principio de precaución, al menos en los bebés hasta que cumplan el año de edad.

Hasta el momento sólo se ha recomendado limitar el consumo de carne roja y procesada por el riesgo de cáncer de colon, recordemos que en 2015 la OMS (Organización Mundial de la Salud) consideró que la carne roja fresca era probablemente cancerígena para los seres humanos y que la carne procesada era cancerígena. Sobre la leche de vaca no pesa ninguna restricción, de momento, pero podría ser que futuras investigaciones determinaran la conexión indirecta entre el microorganismo BMMF y el cáncer, lo que probablemente derivaría en nuevos estudios para determinar restricciones y limitaciones dependiendo del grupo poblacional. Pero también podría no existir tal relación, en todo caso y hablando sobre los bebés, no está de más ser precavidos y esperar los resultados.

Los institutos citados recomiendan la leche materna como el mejor alimento que se le puede proporcionar al bebé, invitando, en cierto modo, a que las madres amamanten a sus pequeños y no interrumpan la lactancia demasiado pronto para proporcionarles otros tipos de leche. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo (Pdf) del Centro Alemán de Investigación Oncológica.

Foto | Yaniv Ben-Arie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...