Los bebés de madres con un nivel educativo bajo tienen mayor riesgo de mortalidad

Una investigación realizada en Dinamarca demuestra que los bebés de madres con un nivel educativo bajo, tienen mayor riesgo de mortalidad debido a que tienen más probabilidades de nacer de forma prematura o con bajo peso. Los expertos comentan que para reducir la tasa de mortalidad es necesario ayudar a las mujeres en desventaja social y financiera antes y durante el embarazo.

Educación materna y mortalidad infantil

Una investigación realizada por expertos de la Universidad de Aarhus y del Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca), concluye que los bebés de madres con un nivel educativo bajo tienen mayor riesgo de mortalidad durante el primer año de vida, siendo en más de la mitad de los casos la principal causa de muerte, el bajo peso al nacer y el nacimiento prematuro.

Los resultados obtenidos se basan en un estudio de la población nacional de todos los niños nacidos en Dinamarca entre 1981 y el año 2015. Para los expertos, los resultados no dejan lugar a dudas, la educación y el desequilibrio socioeconómico influyen en la tasa de mortalidad infantil de forma significativa. Hay que tener en cuenta que en una sociedad como la de Dinamarca, donde el nivel de bienestar es mayor, esta diferencia se aprecia de forma significativa.

Los investigadores comentan que las mujeres embarazadas con educación limitada necesitan más recursos para enfrentar los desafíos sociales con el fin de mejorar la salud de los bebés en general y reducir la mortalidad infantil en particular. Por tanto, para reducir el riesgo de un parto prematuro y bajo peso al nacer, es necesario realizar un mayor enfoque en mejorar la salud de las mujeres en desventaja social y financiera antes y durante el embarazo.

En el país, cuatro de cada 1.000 bebés mueren antes de cumplir un año de edad, aunque es un porcentaje reducido, es un tema que preocupa a los expertos en salud. Según los expertos, el nacimiento prematuro y el bajo peso fetal pueden explicar el 55-60% de estas muertes y dado que estas dos causas se asocian a un nivel educacional limitado, se espera que los resultados de esta investigación se tengan en cuenta y puedan contribuir a prevenir la muerte prematura de bebés.

Lo cierto es que anteriormente ya hemos conocido estudios que asocian el nivel educativo y económico de los padres con diferentes problemas en la descendencia, es algo que tiene su lógica, ya que tener más educación y contar con recursos económicos, son aspectos que facilitan tanto el tiempo de reacción ante problemas, como el acceso a tratamientos y otras soluciones, a las que las familias con economía limitadas no pueden acceder.

Los investigadores comentan que a pesar de que en los últimos años se ha reducido la tasa de mortalidad infantil, sigue habiendo un desequilibrio socioeconómico que es uno de los factores que impiden reducir aún más dicha tasa. Por cierto, recordemos que en 2017 conocíamos un estudio realizado por expertos de la Universidad de Ohio (Estados Unidos), en el que se concluía que las preocupaciones económicas en el embarazo se asociaban a los bebés con bajo peso al nacer.

En este estudio los investigadores también apuntaban que había que buscar intervenciones durante el embarazo para reducir los efectos de la presión financiera a fin de reducir el riesgo de bajo peso al nacer. Por tanto, se demuestra que la relación educación y economía de la madre, afectan de forma significativa a la supervivencia de la descendencia.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la universidad, y en este otro publicado en la revista científica PLoS Medicine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...