Los bebés aprenden más cuando están sentados

Desde el momento en el que llega a este mundo, un bebé comienza a incorporar conocimientos y a aprender a analizar a su forma el mundo que lo rodea con todo lo que hay en él, sonidos, colores, formas, aromas y sensaciones de todo tipo se le van presentando para maravillarlo y poco a poco va consiguiendo desarrollarse más y mejor.

Es cierto que los niños hacen todo a su modo, y en una investigación que tuvo como objetivo conocer la forma en la que los bebés interpretan el entorno se ha descubierto que aprenden mejor cuando se encuentran sentados, ya que la postura de los pequeños es importante en lo que refiere a la facilidad de aprendizaje, a la incorporación de conocimientos y al desarrollo cognitivo.

Diversas universidades han participado de este estudio que da un paso más en el curioso mundo infantil, y que indica que la postura en la que los bebés se encuentran posicionados mientras aprenden y observan diversos objetos juega un papel fundamental en su capacidad mental y en el desarrollo cognitivo del individuo.

Lo mejor, según los expertos de las universidades de Dakota del Norte, Fargo y Texas A & M., es que el bebé se encuentre sentado ya que de esa forma aprende mucho más. Esto se explica en que la facilidad de los niños para sentarse sin apoyo y por sus propios medios tiene un efecto directo sobre la capacidad que tiene el pequeño para aprender nuevos conocimientos. Los investigadores descubrieron que en el caso de los pequeños que no pueden sentarse por si mismos, si se los ayuda, aprenden al mismo ritmo que los que si pueden hacerlo solos.

Durante la investigación se realizaron dos experimentos en los que participaron bebés pequeños y se pudo comprobar que hacia los cinco meses y medio y los seis meses y medios, los bebés no usan aun patrones para diferenciar los objetos por su propia cuenta, solamente comienzan a hacerlo a partir del medio año de vida.

Cuando los niños pueden sentarse y quedarse de esa forma la posibilidad de aprender de los objetos que tiene cerca crece mucho ya que si el niño no tiene que concentrarse en mantener el equilibrio puede disponer toda su atención a explorar el objeto que tiene a mano, los sonidos que escucha, las cosas que ve y que le dicen.

Ayudar a los niños a sentarse en lugares cómodos y seguros para que puedan mantenerse de esa forma es una excelente estrategia para conseguir ayudarlos en sus procesos de aprendizaje a través de los objetos, algo que es sumamente importante para el desarrollo, sobre todo en los casos de niños que presentan retrasos cognitivos.

Vía | Aprende más
Foto |  Lucy Crosbie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...