Los alimentos para bebés no contienen la vitamina D que se indica en la etiqueta del envase

Una investigación desarrollada en los Países Bajos demuestra que los alimentos y suplementos para bebés enriquecidos con vitamina D, no contienen la cantidad que se indica en la etiqueta del envase, o contienen una cantidad excesiva, o muy reducida. Sin embargo, parece que las cantidades están dentro de los límites de tolerancia determinados por la UE.

Vitamina D para bebés

La vitamina D es un elemento importante para la salud y desarrollo de los bebés, se han realizado varios estudios que muestran que esta vitamina guarda relación con el desarrollo del sistema inmunológico, contribuye a regular la metabolización del calcio y el fósforo facilitando la mineralización ósea, reduce el riesgo de sufrir alergias, la exacerbación del asma, etc. Se supone que dada la importancia de esta vitamina, su contenido en los productos para bebés debería ser exacto, sobre todo para saber que los pequeños están recibiendo la cantidad adecuada, sin embargo, parece que los fabricantes de alimentos no prestan mucha atención a este tema.

Decimos esto porque hemos conocido un estudio desarrollado por expertos del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos (RIVM), en el que se concluye que los alimentos para bebés no contienen la vitamina D que se indica en la etiqueta del envase, o tienen más o tienen menos, pero no la cantidad que debería contener según la información de la etiqueta alimentaria. Claro, que es algo que en teoría no se puede denunciar, ya que las cantidades se encuentran dentro de los rangos determinados por la Unión Europea.

Los alimentos enriquecidos con vitamina D para bebés pueden contener una media de entre un 20% menos o un 50% más de vitamina de lo que se indica en el envase, la tolerancia parece excesiva. Cierto es que no siempre es posible que los alimentos o suplementos contengan un nivel de micronutrientes exacto, esto es debido a las variaciones en el procesamiento, los cambios que se producen en el producto durante su almacenamiento y otras cuestiones que pueden afectar a la cantidad de vitamina contenida en el producto, pero la variación encontrada es muy elevada, y esto podría confundir a los consumidores y debería evitarse. En este caso, debería ser la UE la que redujera el nivel de tolerancia ajustándolo más de lo que está.

En los alimentos enriquecidos con esta vitamina, en comparación con los valores que se declaran en las etiquetas de los envases, se ha detectado una variación de entre un 50% y un 153%, en el caso de los suplementos, se ha detectado una variación de entre un 8% y un 177%. Seguramente coincidiréis en que no tiene sentido tal variación, sobre todo en alimentos que están destinados a los más pequeños y que además se pagan más caros.

Los investigadores consideran que, aunque este desbarajuste está dentro de los límites legales dictaminados por la UE, existe riesgo de que se pueda producir un exceso de ingesta de vitamina D, lo que podría provocar una hipervitaminosis D. Por otro lado, la falta de vitamina, podría derivar en algún caso de raquitismo, en cualquier caso, es algo que debería ser prioritario solucionar.

En la investigación se analizaron 29 alimentos enriquecidos con vitamina D y 15 suplementos alimenticios, de los 44 productos analizados, tres estaban fuera de los niveles dictaminados por la UE, esto ya es algo grave, lo que muestra que estos productos se han de controlar mucho más. Los expertos consideran que podríamos estar ante un problema de salud pública, quizá es la punta del iceberg y ocurre algo similar con otras vitaminas y nutrientes declarados en los envases.

Con esta variabilidad, se corre el riesgo de que los bebés tomen más vitamina de los 25 mg diarios establecidos por la EFSA, o todo lo contrario. En definitiva, es un tema interesante y abre nuevas vías de investigación para determinar si los alimentos para bebés contienen todos los nutrientes que se declaran en los envases y en su justa cantidad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Food Chemistry.

Foto | Jason White

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...