Los alérgenos comunes deben ser incorporados en la dieta de los niños en el primer año de vida

Según un panel de médicos y expertos en alimentación infantil de Australia, es necesario cambiar las directrices de salud e introducir la recomendación de proporcionar a los bebés en la dieta antes de los 12 meses, los alimentos asociados a las alergias alimentarias, con ello se puede reducir significativamente el riesgo de que desarrollen este problema.

Alergias alimentarias

En Australia, un panel de expertos en salud especializado en alimentación infantil y prevención de alergias, considera que es necesario que los alérgenos comunes sean incorporados en la dieta de los niños en el primer año de vida a fin de reducir el riesgo de que sufran alergias alimentarias en los próximos años.

Los expertos explican que la introducción de alérgenos en los primeros 12 meses de vida juega un papel importante en el desarrollo de este tipo de alergias, por ello recomiendan que se incorporen en su alimentación entre los cuatro y seis meses los diferentes alimentos sólidos causantes de las alergias más comunes, empezando por aquellos que son ricos en hierro mientras se proporciona lactancia materna.

Según los expertos, todos los niños, incluidos aquellos que están en alto riesgo de desarrollar alergias alimentarias, sea por antecedentes familiares o por otras cuestiones, deben probar alimentos alérgenos como la crema de cacahuete natural, el huevo cocido, los productos derivados del trigo o los productos lácteos. Los médicos que forman el panel de expertos destacan que no recomiendan el uso de la fórmula infantil hidrolizada en la prevención de las alergias a los alimentos.

Apenas en una sola generación, las alergias de este tipo se han vuelto más frecuentes en todo el mundo, destacando que Australia es uno de los países con mayor índice de niños que desarrollan alergias alimentarias. De acuerdo que los factores genéticos tienen parte de responsabilidad en este incremento de las alergias, pero la velocidad a la que se están extendiendo demuestra que los factores ambientales están involucrados, por lo que hay que hacerles frente para reducir la prevalencia del problema.

Los expertos concluyen que el momento y la naturaleza de la exposición alimentaria en la dieta de los bebés a determinados nutrientes y alérgenos, juega un papel importante en el desarrollo del sistema inmunológico, así como en la prevalencia de la aparición de las alergias. Antaño se creía que evitar los alimentos alérgenos e introducirlos lo más tarde posible era un modo de frenar este problema, pero durante los últimos años diversas investigaciones han demostrado lo contrario.

Un ejemplo evidente que se puede citar es la alergia a los cacahuetes, según una investigación realizada por expertos del King’s College de Londres (Reino Unido), introducir los cacahuetes en la alimentación del bebé a partir de los cuatro meses reducía hasta en un 80% las probabilidades de que los bebés con alto riesgo de sufrir alergia la desarrollaran a los 5 años de edad.

Al hablar de la lactancia materna como un modo de reducir la prevalencia de las alergias alimentarias, los expertos comentan que no existen pruebas suficientes que lo demuestren, claro que, sí existen pruebas de que la leche materna ofrece innumerables beneficios para el desarrollo del bebé. Por eso consideran que no se ha de abandonar la lactancia, pero paralelamente se deben introducir los alimentos sólidos con alérgenos en la dieta. Se espera que estos consejos sean aceptados y se cambien las directrices del departamento de salud australiano sobre estas cuestiones.

Los resultados de estas conclusiones aparecen en este artículo publicado en la revista científica Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice.

Foto | marki1983

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...