Limpiar los oídos del bebé

oidos

Los cuidados que requiere un bebé comienzan desde el primer día que éste llegue a la casa, y eso es porque hay que tener en cuenta que todos los beneficios que se le brinden estarán estrechamente ligados a la calidad de su desarrollo futuro, por lo que hay que aprender cómo tratarlos para asegurarles un crecimiento sano y felíz.

Entre los muchos detalles a tener en cuenta en el cuidado y la higiene diaria del pequeño esta la tarea de limpiar los oídos del bebé, siendo éste, el oído, un órgano sumamente importante, ya que es uno de sus principales sentidos, y sabiendo que el desarrollo auditivo tiene mucho que ver con los buenos hábitos de limpieza, hay que aprender a cuidar ésta parte tan esencial del niño.

Lo primero a tener en cuenta es que los bebés tienen mucha más cera en sus oídos que los adultos, y no hay que confundirla con suciedad, sino que es algo perfectamente normal que su cuerpo desarrolla como un método de protección, formándo una especie de tapón que cuida su oido medio e interno de las infecciones externas.

La cera de los pequeños tiene un aspecto amarillento y una textura pegajosa, pero si al limpiar los oídos del bebé se nota que el color es otro o si se nota algun olor extraño, es necesario que se haga una consulta con el pediatra, dado que es posible que el niño haya contraído una infección como la otitis, enfermedad que lo pondrá muy molesto y será muy doloroso.

A la hora de limpiar los oídos del bebé hay que tener en cuenta entonces no llegar muy profundo ya que se correría el riesgo de quitar esa defensa natural exponiendo el oído a factores externos, por lo que el proceder se realizará con mucho cuidado utilizando un hisópo, o un bastoncillo con cabecita de algodón seco, frotándolo suavemente sin forzar ningun movimiento, ya que se puede raspar y lastimar ésta parte tan delicada.

Para limpiar los oídos del bebé entonces hay que tener en cuenta que la limpieza nunca debe ser muy profunda, uno se puede ayudar humedeciendo un poco los bastoncillo con solución salina e higienizar la zona solamente 2 o 3 veces por semana, cuidando también que los pequeños no se muevan corriendo el riesgo de lastimarse durante el proceso.

Vía |  Cuidado Infantil
Foto | Guía Infantil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...