Leche deslactosada

En este post, hablaremos de la intolerancia a la lactosa.
Conoceremos con que síntomas se presenta y cuál es el tratamiento para esta frecuente afección de los bebés y niños pequeños.
También conoceremos algunas de las leches deslactosadas disponibles en el mercado.

La intolerancia a la lactosa puede presentarse a cualquier edad

La intolerancia a la lactosa puede presentarse a cualquier edad

Muchos bebés y niños pequeños, tienen intolerancia a la lactosa, y es un problema bastante frecuente, ¿pero qué significa exactamente esto?

La lactosa, es el azúcar presente en la leche, que para degradarse, precisa de la colaboración de un enzima producida por los intestinos: la lactasa.

Hay pequeños, que no producen la suficiente cantidad de esta enzima, y por lo tanto no toleran bien la leche de vaca, ya que no pueden degradar y digerir el azúcar presente en ella.

Este problema es conocido como intolerancia a la lactosa, que se manifiesta generalmente con pérdida de peso, diarrea, gases, cólicos o vómitos.


También puede producirse como consecuencia de enfermedades intestinales o gastroenteritis provocada por virus o bacterias.

En estos casos, lo mejor es seguir con la lactancia materna, si esto es posible.

La leche materna, también contiene lactosa, pero en menor proporción que la leche de vaca, por ello los niños no suelen presentar problemas con ella, aunque pueda haber casos excepcionales en los cuales tampoco toleren la leche de la madre.

Si este es el caso o si la lactancia materna no es posible, es necesario recurrir a la leche deslactosada. La que se usa para los bebés que tienen intolerancia a la lactosa, es una leche de fórmula, hecha a partir del suero de la leche de vaca, sin lactosa ni sacarosa, que aporta los valores nutritivos necesarios para el desarrollo y crecimiento del bebé, suelen estar además enriquecidas con hierro y calcio.

En el mercado hay una amplia variedad de leche y productos sin lactosa, que pueden ser útiles para estos casos.

Una de las marcas es NAN sin lactosa, ALMIRON sin lactosa, BLEMIL PLUS sin lactosa, entre otras marcas comerciales. Generalmente vienen en polvo y en presentaciones por 400 gramos.

Algunos pediatras optan por recetar leche de soja, que no contiene tanta lactosa, pero ésta sin indica más bien en los casos de alergia a la proteína de leche de vaca.

De todas maneras, antes de introducir cualquier cambio en la dieta de tu bebé, lo debes consultar con el pediatra, quien será el encargado de diagnosticar y recomendar los mejor para tu niño.

La intolerancia a la lactosa, generalmente se trata de algo transitorio, por lo que seguramente más adelante tu pequeño tolerará la leche de vaca común.

Ya sabes, si tu bebé presenta problemas digestivos o algunos de los síntomas antes descriptos, no dejes de consultar con su médico, para que le realice los exámenes correspondientes.

Foto: Don Ignacio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...