Las sillitas de coche no se deben utilizar para que los niños duerman la siesta

Según los resultados de un estudio estadounidense, las sillitas de coche no se deben utilizar para que los niños duerman la siesta en casa, son accesorios concebidos específicamente para el transporte de los niños en los vehículos y no tienen un carácter multifuncional para utilizarlos como si se tratase de una hamaca o una cuna.

Sillas de retención infantil

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Missouri (Estados Unidos) concluye que la mayoría de muertes infantiles que se producen en las sillas de retención infantil ocurren cuando esta silla se utiliza como si fuera una hamaca para que el bebé descanse o duerma la siesta.

Los expertos comentan que las sillitas de coche no se deben utilizar para que los niños duerman la siesta, son asientos exclusivamente destinados al transporte y no un sustituto de hamacas o cunas. Los investigadores analizaron los datos de 11.779 muertes que se produjeron en Estados Unidos y que estaban relacionadas con el sueño infantil en un periodo comprendido entre el año 2004 y el año 2014.

Un 3% de las muertes tuvo lugar en un espacio en el que el niño estaba sentado, como una silla de paseo, un asiento de retención infantil o una hamaca, se destaca que casi dos tercios de estas muertes se produjeron en las sillitas de coche. Por otro lado, y hablando del resto de fallecimientos, los expertos apuntan que con el resto de artículos, la mayoría se utilizaron obviando las instrucciones de seguridad de los fabricantes.

La mayoría de las muertes se produjeron cuando el bebé estaba en el hogar o en casa de un amigo o familiar y mientras el pequeño estaba vigilado por un padre o tutor, las muertes en estos accesorios donde los bebés pueden estar sentados, tenían un mayor riesgo de producirse si quien vigilaba no era el padre, y dos veces en el caso de que el niño estuviera al cuidado de una niñera.

En muchos casos, los bebés no habían sido debidamente asegurados a la sillita, estaban en casa y los pequeños permanecían en ella varias horas, mientras que los padres reducían su nivel de vigilancia, como si la silla ofreciera toda la seguridad necesaria. Los expertos explican que las sillas de retención infantil se han concebido para el transporte en un vehículo, siendo la mejor garantía para la seguridad del bebé, pero padres y cuidadores creen erróneamente que estos asientos se pueden utilizar en el hogar sustituyendo a cunas, moisés, etc., para que puedan descansar y dormir.

Lo ideal y seguro es colocar al bebé en la cuna siguiendo las medidas de seguridad oportunas, que no haya en su interior objetos, que el bebé se coloque boca arriba, etc., a esto hay que sumar la necesidad de que los padres vigilen al pequeño. En el caso de las sillitas de coche, como mínimo, los padres deberían colocar el cinturón de retención infantil y vigilar a los pequeños mientras duermen, despreocuparse creyendo que está seguro y dedicarse a otras tareas puede ser contraproducente tal y como muestran los datos.

Seguramente más de un padre ha utilizado la silla de retención infantil para transportar al bebé hasta el hogar, y si el bebé duerme es probable que se le deje dormir sin sacarlo de la silla. Lo más sensato es que duerma en la cuna a fin de evitar posibles riesgos. De todos modos, se puede decir que el estudio está falto de datos, ya que no se determina en qué circunstancias fallecieron los bebés, si se cayeron del asiento, si tuvieron algún problema con alguno de sus elementos, si la causa fue una mantita que lo tapaba, etc., tan sólo se apunta como principal causa la falta se sujeción de los bebés y la falta de vigilancia de los adultos.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista Pediatrics.

Foto | Jim Champion

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...