Las hormonas de la leche materna influyen en la flora intestinal del bebé

Una nueva investigación concluye que las hormonas de la leche materna, como la insulina o la leptina, influyen en la flora intestinal del bebé de forma significativa para protegerle a largo plazo de diferentes enfermedades. También se ha descubierto que la gammaproteobacteria ayuda en el desarrollo normal del intestino y su maduración desde el inicio de la lactancia.

Investigaciones sobre la leche materna

Un estudio realizado por expertos del Anschutz Medical Campus de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), concluye que las hormonas de la leche materna, como la insulina y la leptina, influyen en la flora intestinal del bebé de forma significativa. Desde hace tiempo se sabe que la leche materna contribuye en la maduración del sistema digestivo, en el crecimiento y desarrollo saludable de los bebés a través de diferentes sustancias presentes en el considerado mejor alimento del mundo, pero este es el primer estudio que se realiza para examinar el papel que desempeñan las hormonas mencionadas en la formación de una flora intestinal saludable.

Contar con una flora intestinal óptima es importante, ya que este ecosistema bacteriano contribuye en diferentes facetas de la salud infantil, protege a los bebés de la inflamación intestinal, de la obesidad, mejora el sistema inmunológico para hacer frente a diferentes enfermedades, etc. En la investigación se determinó que los niveles de insulina y leptina estaban vinculados con la mayor diversidad microbiana de la flora intestinal, asociándose a funcionas bacterianas implicadas en la creación de una barrera protectora contra las toxinas y otros agentes patógenos, así como en la protección frente a diversos problemas digestivos.

Los expertos comentan que han encontrado diferencias significativas en el microbioma intestinal de los bebés lactantes alimentados con leche materna de madres que tienen obesidad, en comparación con los bebés de madres cuyo IMC es normal. En el primer caso, la leche materna tenía una reducción significativa en gammaproteobacteria, una especie bacteriana que ayuda en el desarrollo normal del intestino y en la maduración del microbioma desde el inicio.

Se ha demostrado que la gammaproteobacteria protege de trastornos inflamatorios y autoinmunes en las posteriores etapas del desarrollo infantil, por lo que es una especie importante y debe instaurarse en los valores adecuados en el sistema digestivo de los bebés. Como ya hemos indicado, en las madres obesas los niveles de esta especie son más reducidos, por lo que la protección que tiene el bebé es menor, es un motivo más para intentar mantener un peso saludable durante el embarazo y la crianza de los bebés.

Los expertos explican que esta investigación ayudará a comprender mejor qué factores ayudan a tener un sistema inmunológico saludable en los bebés lactantes nacidos de madres que sufren obesidad a lo largo del primer año de vida. La pregunta que ahora se plantean los expertos es qué pasaría si se restauraran en estos bebés los niveles de gammaproteobacteria, es de suponer que se restauraría la capacidad de protección, pero es necesario confirmarlo.

Volviendo al tema de la leptina y la insulina, los investigadores explican que lo que se ha descubierto es importante, ya que la presencia de estas hormonas en las cantidades adecuada podría tener efectos a largo plazo sobre la salud intestinal y el sistema autoinmune de los niños. No se conoce exactamente el mecanismo, pero se plantea la hipótesis de que las hormonas mencionadas se unen a unos receptores específicos que se encuentran presentes en el intestino de los bebés. Estas hormonas son responsables de estimular la producción de péptidos antimicrobianos, que acaban con las bacterias perjudiciales y facilitan el crecimiento de las bacterias beneficiosas.

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, la leche materna es fuente inagotable de investigaciones, cada nuevo estudio ofrece nuevos datos que no hacen más que reafirmar las grandes propiedades y beneficios que ofrece la lactancia materna en el desarrollo de los bebés. Podéis conocer todos los detalles de la investigación, a través de este artículo publicado en la página de la Universidad, y en este otro publicado en la revista científica American Journal of Clinical Nutrition.

Foto | Raphael Goetter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...