Las gafas de sol son necesarias para proteger los ojos de los bebés

Como cada año por estas fechas, recordamos que los oftalmólogos y oculistas explican que las gafas de sol son necesarias para proteger los ojos de los bebés, la radiación es acumulativa y si no se protegen los ojos, existe un alto riesgo de que puedan sufrir problemas de visión en edad adulta.

Gafas para bebés

Con el inicio del verano hay que recordar a los padres y tutores la importancia de proteger los ojos de los bebés del sol y concretamente de los rayos utravioletas, el uso de las gafas de sol es algo que se recomienda desde hace bastantes años, pero seguimos encontrando muchos padres que hacen caso omiso o que no deben creer que los bebés necesiten usar gafas de sol.

Los pediatras y los oftalmólogos recomiendan que los ojos de los bebés sean protegidos de los rayos ultravioletas a partir de los 12 meses de edad y para ello nada mejor que unas gafas homologadas y adecuadas para esta edad. El por qué parece que se hace caso omiso de esta recomendación no tiene explicación, quizá sería interesante realizar una encuesta para conocer los motivos por los que los bebés no utilizan esta medida de seguridad.

El caso es que los expertos recomiendan encarecidamente que se utilicen las gafas de sol cada vez que los bebés salen de paseo, sea en la sillita o cuando empiezan a dar sus primeros pasos, ya que abandonan la protección de la capota o sombrilla de la sillita de paseo, lo que les expone directamente a los rayos ultravioleta. Pero esta recomendación no sólo se debe tener en cuenta en aquellas horas de mayor intensidad de luz solar, también deben utilizarse con baja intensidad de luz solar. Esta medida de protección es la más efectiva para garantizar que en un futuro los menores no tengan problemas de visión, es algo que hay que repetir hasta que todos los padres adquieran conciencia de lo importante que son las gafas de sol infantiles.

Es interesante saber que la pupila de los ojos de los bebés es más grande, por lo que la barrera defensiva es más pequeña que la de los adultos, esto es lógico, los ojos se encuentran en pleno desarrollo y aún tardarán un tiempo en estar completamente formados, de hecho, hasta que no se cumplen los 25 años de edad los ojos no alcanzar su plena madurez. La radiación solar es acumulativa en los ojos, es algo similar a lo que ocurre con la piel, esta acumulación deriva en un mayor riesgo de sufrir diferentes enfermedades oculares cuando se alcanza la edad adulta.

Hay que decir que a mayor radiación solar recibida, mayor será el daño que sufran los ojos y si queremos que nuestros hijos tengan una buena visión a lo largo de su vida, la prevención se ha de realizar desde que son bebés. Probablemente en pocos días se pondrán en marcha las campañas que recuerdan a los padres lo importante que es proteger los ojos de los menores, en ellas se explica cuáles son las consecuencias de obviar esta recomendación, se procura concienciar que las gafas no son un simple complemento estético, es una medida de protección que vela por la visión de los menores.

Lamentablemente, se mantiene esa percepción de que las gafas no son necesarias y que la finalidad de estas campañas es aumentar la venta de este producto, pero nada más lejos de la realidad. Por otro lado, algunos padres consideran imposible poner gafas a sus hijos, ya que se las quieren quitar continuamente, pero eso tiene solución, los fabricantes ofrecen modelos especiales que son difíciles de quitar y al final hasta los bebés terminan acostumbrándose.

Merece la pena recordar que los ojos de los menores son hasta 20 veces más sensibles a los rayos ultravioletas que la piel, sin embargo, con la piel existe más conciencia y el número de padres que protegen a los bebés en este aspecto es mucho mayor. Los niños y niñas están expuestos en mayor medida que los adultos a los rayos UV y la razón es simple, juegan al aire libre y disfrutan más horas de baño bajo un sol abrasador. Por ello, y en base a toda la información ofrecida, la recomendación es que se utilicen las gafas de sol a lo largo de todo el año, a fin de evitar la radiación acumulativa.

Próximamente hablaremos de los nuevos modelos de gafas para bebés que podemos encontrar en el mercado, con un magnífico grado de protección, muy resistentes a los golpes, y sistemas que evitarán que los más pequeños se las quiten.

Foto 1 | Rok Lipnik

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...