Las caricias calman el dolor de los niños

caricias infantiles

Un grupo de investigadores acaba de demostrar científicamente que las caricias calman el dolor de los niños y que resultan eficaces para tratar determinados problemas y enfermedades como puede ser la depresión, el autismo o mejorar la sociabilización infantil.

Las caricias logran activar un grupo de receptores nerviosos alojados bajo la piel cuya respuesta inhibe la actividad de los receptores nerviosos responsables de transmitir la sensación de dolor. Lo que antaño era una creencia popular hoy es una realidad científica que podría replantear las actuaciones médicas y los tratamientos que se aplican a los niños en diversas dolencias.

La investigación se centró en tratar de identificar los grupos de fibras nerviosas que actuaban ante las caricias, para ello se fabricó una máquina que acariciaba la piel del antebrazo y de la cara con una especie de pincel y en distintas velocidades.

Se procedió a preguntar a los voluntarios que participaron en el experimento qué caricias les resultaban más placenteras en las distintas velocidades que empleaba la máquina y estos datos fueron cotejados con la información sobre la actividad nerviosa que proporcionaban unos microelectrodos colocados sobre la piel. Las caricias que resultaban más placenteras eran también las que provocaban mayor actividad nerviosa inhibidora de las señales que transmiten los nervios del dolor.

El descubrimiento abre nuevas líneas de investigación en las que se estudiaría el efecto de las caricias en el tratamiento de diversos problemas y enfermedades, un ejemplo sería el autismo, a los niños autistas les gusta ser acariciados y abrazados. La verdad es que queda mucho por investigar, todo dependerá del tipo de dolor o enfermedad, pero por el momento ya sabemos que las caricias pueden contribuir a reducir los efectos del dolor.

Seguramente más de un lector podrá proporcionar un testimonio en el que se muestre que las caricias han sido efectivas, cuando un bebé sufre cólicos, tenerlo en los brazos y acariciarle logra tranquilizarle y calmarle el dolor.

Vía | Clarin
Foto | Niderlander

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...