Lactancia y dieta materna

Alimentación infantil

Se debe valorar la relación lactancia y dieta materna, una buena alimentación de la madre ofrece a los bebés un aporte nutricional mucho más equilibrado y saludable. Una dieta no adecuada con una ingesta proteínica elevada reduciría el aporte de minerales y vitaminas necesarios para el desarrollo de los bebés. A esta conclusión han llegado los investigadores de la Universidad de Granada tras analizar y evaluar muestras de leche materna de 34 madres lactantes de Granada y Almería.

Junto al análisis de la leche materna, se realizaron encuestas para conocer el tipo de dieta mantenida por las madres y los resultados mostraron que el 94% de ellas no mantenían una dieta adecuada. El tipo de alimentación era mayoritariamente hipocalórica, una dieta rica en proteínas pero pobre en grasas, vitaminas y minerales, que no se equiparaba a las recomendaciones diarias admisibles (RDA). Las muestras de leche revelaron un déficit en vitamina A en un 88% y un 99% en vitamina E. Algo parecido ocurría con algunos minerales de gran importancia como el hierro las cantidades recomendables no se cumplían, siendo el promedio de consumo de un 13,8 mg por día.

Sería interesante recordar el post Alimentación durante la lactancia materna, en él hablábamos sobre la importancia de que la madre disfrute de una alimentación sana, equilibrada, y que contenga variedad de productos frescos y naturales. Cabe destacar que la alimentación influye en el sabor de la leche materna, a mayor variedad y calidad de alimentos mayor será la predisposición del bebé a probar nuevos alimentos en etapas posteriores, ya que algunos sabores serán reconocidos por su paladar.

Por tanto, será interesante dar un vistazo al documento de la FAO, concretamente en el apartado de lactancia, donde se muestran las necesidades nutricionales para poder producir 800 mililitros diarios de leche. Pero sin desviarnos del estudio, la relación lactancia y dieta materna está muy vinculada y las madres deben prestar especial atención a la dieta que se mantiene después del parto.

Los análisis mostraron un porcentaje más elevado de ácido linoleico suponiendo hasta el 18% de los ácidos grasos contenidos en la leche, porcentajes superiores en comparación con otros países europeos y con otras comunidades españolas. La explicación de los expertos es que esto podría ser debido a un exceso en la dieta de aceites vegetales o pescado. El ácido graso más abundante en el análisis fue el ácido oleico, se constató hasta un 40% de su contenido del total de ácidos grasos de la leche. Este dato es equiparable a otros estudios realizados en países mediterráneos.

Una dieta sana y equilibrada ofrecerá a los lactantes todos aquellos nutrientes necesarios para un desarrollo adecuado en todos los niveles, sistema inmunológico, cognitivo, desarrollo de la capacidad visual, etc. Todos los elementos, vitaminas, minerales, ácidos grasos y otros nutrientes tienen su papel, pero deben ser aportados en cantidades adecuadas, mejorar la calidad de la leche materna es sencillo y basta consultar al especialista para que nos recomiende la dieta más adecuada dependiendo de las condiciones y estado de cada madre. Puedes conocer más detalles del estudio a través de la Universidad de Granada.

Foto | Benklocek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...