Labio leporino y paladar hendido

Labio leporino y paladar hendido

El labio leporino es una división vertical en el labio superior la cual puede ser parcial o extenderse hasta la base misma de la nariz que a veces aparece aplanada y afecta a uno de los lados del labio o a menos comúnmente a ambos lados. A veces continúa hasta la encía superior. Esta brecha llamada paladar hendido se desplaza a lo largo de la línea central del paladar y se extiende desde detrás de los dientes hasta la cavidad nasal, el paladar hendido usualmente se produce como extensión del labio leporino, pero en algunos casos pueden producirse como un trastorno aislado.

El paladar hendido hace que a veces sea difícil la alimentación y cuando se da leche al bebé al tragarla puede  que se regurgite y pase a través de la nariz en vez de por la boca.

Aproximadamente 1 bebé de cada 1000 nace con uno o ambos defectos, el problema a veces se presenta en determinadas familias afectando ocasionalmente a varios de los hijos de la misma familia. En casi todos los casos el labio leporino y el paladar hendido son defectos cuya razón se desconoce, sin embargo en raras ocasiones se deben a trastornos causados por una anomalidad de los cromosomas. Estudios han demostrado que el labio leporino está asociado al consumo de alcohol durante el embarazo, mientras que la vitamina A para reducir el riesgo de paladar hendido sirve para reducir las posibilidades de padecerlo.

Los riesgos a menos que se les dé tratamiento los labios leporinos causan angustia psicológica por causa de su apariencia mientras que el paladar hendido produce dificultades serias en el habla.

Para reparar estos defectos se realizan una operación cuando el bebé ya es algo mayor, hasta entonces el tratamiento varía de acuerdo con el grado de intensidad del defecto, muchos bebés no necesitan tratamiento momentáneo, se alimentan y tragan perfectamente bien aunque sí es cierto que algunos bebés alimentados con biberón necesitarán un agujero más grande de lo normal en la tetina o habrá que alimentarlos con cuchara.

En los casos graves de paladar hendido hay que colocar una placa especial en el paladar cada vez que el bebé toma alimento, también se usa una abrazadera especial en la encía superior cuando las partes de ella en la región de las hendiduras están desalineadas.

Se realiza una cirugía de labio leporino cuando el bebé ha alcanzado unpeso aproximado de 4,5 kilos, si la nariz está aplanada necesitará otro género de cirugía más tarde. El paladar hendido se repara con una operación cuando el bebé tiene alrededor del año antes de que aprenda a hablar.

Los resultados de estas operaciones son por lo general excelentes en cuanto a la mejora de la apariencia y el desarrollo de un habla normal, cuando se presenta un defecto de dicción suele ayudar el tratamiento logopédico.

Foto| Pink Sherbet Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...