La temperatura de la casa

la temperatura de la casa

La temperatura ambiental que debemos tener en la casa cuando hay un menor varía según su edad. No es lo mismo un bebé recién nacido, que un niño de dos años. Y si la temperatura de la casa es inadecuada, no solo incomoda al niño sino que favorece el contagio de los virus que provocan infecciones en invierno.

Los recién nacidos, los prematuros y los bebés que pesen menos de 2.500kg no son capaces de mantener su temperatura corporal, por lo que hay que abrigarles un poco más, y procurar que la temperatura de la casa no baje de los 22º durante el día y durante la noche, ya que estos niños pierden el calor por la cabeza es recomendable que lleven un gorrito aunque estén dentro de la casa.

Si el bebé ya pesa entre 2.500 kg y 4 kg puede calentarse por sí solo, por lo que la temperatura de la casa día  estar entre 20º y 22º. Y si el bebé ya pesa más de 4 kg y tiene más de una semana de vida, ya ha tenido tiempo de acumular una capa de grasa bajo la piel para regular bien su temperatura por lo que podemos mantener la temperatura de la casa  entre 20º y 22º de día y a 18º de noche incluso en invierno.

No es aconsejable superar esta temperatura de la casa porque el ambiente se reseca y la piel y las mucosas de la nariz y boca se resecan, favoreciendo los catarros, sarpullidos, alergias…

La humedad de la casa debe mantenerse en un 60% aproximadamente, si es inferior al 40% significa que el ambiente está demasiado seco y si supera el 80% favorece la aparición de hongos en las paredes. El higrómetro nos indicará la humedad del ambiente, y un humidificador nos ayudara a ampliara la humedad mientras que un deshumidificador servirá para rebajarla.

Vía | Revista El bebé
Foto| tarajane

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...