La televisión, los malos hábitos y el fracaso escolar

Televisión durante la infancia

Una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad de Michigan y la Universidad de Montreal, muestra la relación entre la televisión, los malos hábitos y el fracaso escolar. Según los investigadores, ver demasiadas horas de televisión durante la infancia propicia el aumento del sobrepeso y la obesidad, consecuencia de la escasa actividad física y la alimentación poco saludable, además, el rendimiento intelectual se reduce incrementándose el riesgo de fracaso escolar.

Son varios los estudios que hemos conocido durante los últimos años en torno a la televisión y sus consecuencias en la salud infantil, algunos aseguraban que los niños menores de dos años no deben ver la televisión, y ni siquiera jugar en una estancia donde la televisión esté encendida, ya que el ruido de fondo perjudicaría su capacidad de atención. Otro estudio de la Asociación Española de Pediatría nos mostraba que la televisión aumenta los trastornos de atención en los niños, indicando que se produce un aumento de un 10% de probabilidades de sufrir este tipo de trastornos por cada hora televisiva que consumen los niños con edades comprendidas entre los 12 y los 36 meses.

Podemos seguir nombrando estudios de los que hemos hablado en Pequelia, como La televisión afecta al desarrollo lingüístico infantil, la capacidad para aumentar las probabilidades de que niños y jóvenes padezcan depresión… Para concluir las referencias es también interesante recordar el informe basado en 173 estudios realizados en Estados Unidos durante las últimas tres décadas sobre la relación entre medios audiovisuales y salud infantil y adolescente, para darse cuenta que hay que ser prudentes y controlar el consumo televisivo de los niños.

Retomando el estudio, los especialistas estudiaron a 1.314 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 4 años, tomando datos sobre la cantidad de horas que pasaban frente a la televisión. A mayor edad, mayor consumo de horas televisivas, los niños de 2 años pasan una media de 9 horas semanales viendo la televisión y en los niños de 4 años la media se establece en 15 horas, hay que destacar que algunos casos superaban estos valores.

Cuando los niños cumplieron los 10 años de edad, los expertos realizaron un segundo reconocimiento y descubrieron que los niños que habían consumido más horas televisivas en sus primeros años, tenían peores hábitos, acusaban en mayor medida el fracaso escolar y padecían mayor índice de sobrepeso y obesidad, problemas que en un futuro derivarán en el padecimiento de otras enfermedades y la degradación de la calidad de vida.

Para los expertos es evidente que durante la primera infancia, la sobreexposición televisiva afecta negativamente al desarrollo cerebral, la formación de la personalidad y la conducta, y en consecuencia (a largo plazo), se mantienen hábitos que resultan perjudiciales para la salud. La conclusión final es la misma que ofrecen muchos estudios que giran en torno a este tema, hay que reducir las horas que los niños pasan frente a la televisión y que éstas sean sustituidas por juegos y actividades que favorezcan el desarrollo intelectual, social, etc.

Puedes conocer los detalles sobre la investigación a través de la publicación científica Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Vía | Marketing Directo
Foto | Alltrain43’s photostream

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...