La reacción de una niña sorda y ciega de 14 meses de edad al oír por primera vez

En este vídeo podéis conocer a Chloe, una pequeña que se diagnosticó como sorda y ciega antes de cumplir un año de edad. Gracias a los implantes cocleares la pequeña puede oir, comunicarse y aprender. Las imágenes recogen la reacción que tuvo al oír por primera vez.

En este vídeo podéis ver la reacción de una niña sorda y ciega de 14 meses de edad al oír por primera vez. Se trata de Chloe Ring, una niña que fue diagnosticada como sorda y casi ciega antes de cumplir el primer año de edad, como casi no podía ver, no se le podía enseñar el lenguaje de signos. Sus padres querían mejorar su calidad de vida y comunicarse con ella, por eso decidieron que la solución serían los implantes cocleares, una oportunidad para poder escuchar y aprender a comunicarse con el mundo que le rodea.

La operación para el implante se realizó a los 14 meses de edad, no existía garantía de éxito y además, había riesgo de que la audición fuera limitada. Sin embargo, en el caso de Chloe los resultados fueron muy satisfactorios. En el vídeo podéis ver su reacción al escuchar por primera vez, al principio parece que pone atención a una escala musical, lo escucha, es algo nuevo, la reacción no es como la de alguien de más edad. Pero a medida que avanza el vídeo podemos ver que escucha y sonríe al escuchar el sonido a modo de tambor de un juguete, contesta con sí y no a lo que le preguntan, golpea con los juguetes, escucha el sonido y se alegra…

Gracias a los implantes, al cabo de seis meses Chloe pronunció sus primeras palabras, ahora habla mucho y no deja de sonreír. Respaldando en todo momento a la familia está la organización humanitaria Sense, dedicada a mejorar la calidad de vida de los niños y adultos sordociegos. Esta organización, junto a los padres y maestros, han ayudado a la pequeña a comunicarse, trabajan en su aprendizaje y actualmente la pequeña asiste a una escuela convencional con 30 niños más, son niños que no tienen ninguna discapacidad y serán de gran ayuda para la integración y normalización de la pequeña, pero también será beneficioso para el resto de alumnos.

Ahora Chloe ya no es una niña sordociega, escuchar le permite aprender, comunicarse y relacionarse con el mundo que le rodea, expresar sus sentimientos… Ha sido un regalo para la familia que ahora afronta el futuro con otra perspectiva. Podéis conocer toda la historia a través de este artículo publicado en la página web de la organización Sense.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...