La obesidad de la madre influye en el desarrollo cognitivo del feto

Todos los hábitos maternos tienen una influencia directa con la salud de su hijo, es por eso que son muchas las recomendaciones sobre los estilos de vida que deben tomar las mujeres que esperan un bebé, entre ellos tener una dieta sana y equilibrada ya que por ejemplo se sabe que la obesidad en las mujeres puede contribuir en el deterioro cognitivo de los niños que nazan de forma prematura, según se pudo conocer gracias al estudio Centro Médico Baptista Wake Forest, en Estados Unidos.

En los últimos tiempo ha sido noticia en el campo de la medicina que se ha conseguido aumentar notablemente la tasa de supervivencia de los bebés nacidos de manera prematura, con menos de siete meses de gestación, pero lo cierto es que los pequeños siguen teniendo un riesgo muy alto de retraso en el desarrollo mental comparados a los bebés que nacen a término, un riesgo que aumenta si nacen de madres que sufren de obesidad por alimentarse con comida chatarra.

Para poder dar la información se investigó a un total de 912 niños que nacieron antes de las 28 semanas de gestación entre los años 2002 y 2004, en 14 hospitales. En cada nacimiento se analizó la placenta de los bebés para analizar la presencia de infecciones o anomalías, y se entrevistó a cada madre, seguido de un chequeo de sus expedientes médicos. Luego de los nacimientos se esperaron dos años y a cada niño se le valoraron las capacidades cognitivas desarrolladas hasta ese momento mediante una prueba común.

Los científicos pudieron comprobar que tanto en casos de obesidad materna como en la falta de educación secundaria se desubría una relación con el deterioro de la función cognitiva temprana en los niños de 2 años de edad.

Los especialistas indicaron:

“Este estudio muestra que la obesidad no sólo afecta a la salud de la madre, sino que también podrían afectar el desarrollo del bebé”…”No estábamos especialmente sorprendidos por los factores socio-económicos, porque anteriormente ya se ha demostrado en repetidas ocasiones que las desventajas sociales predicen peores resultados en el recién nacido”.

Por otro lado los científicos reconocen a la obesidad como un factor determinante de sumo interés ya que se conoce que es cada vez más frecuente entre las mujeres de poca edad a punto de ser madres, y que es un cuadro que potencialmente se puede modificar durante el período previo a la concepción y el embarazo, para procurar una buena salud y desarrollo a los futuros bebés, ya que la obesidad se relacionó con una inflamación que puede dañar el cerebro en desarrollo del niño.

Vía | ABC
Foto | Futurity

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...