La música puede ayudar a desarrollar el cerebro de los bebés prematuros

Una investigación ha logrado demostrar que la música puede ayudar al desarrollo del cerebro de los bebés prematuros, concretamente de sus redes neuronales, desarrollo que se suele ver truncado cuando se produce un nacimiento prematuro. A partir de los resultados, es posible que se desarrollen terapias musicales que permitan a los bebés el desarrollo neuronal y evitar los problemas de atención, aprendizaje, etc.

Musica para el desarrollo neuronal de los bebés

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Ginebra (UNIGE) y los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), concluye que la música puede ayudar a desarrollar el cerebro de los bebés prematuros. El estudio es muy interesante, ya que propone una solución o terapia basada en música compuesta especialmente para los bebés prematuros que permitiría desarrollar las redes neuronales y reducir significativamente el riesgo de que estos bebés padecieran trastornos del desarrollo neurológico, como dificultades en el aprendizaje.

Los investigadores partieron de la idea de que los déficits neuronales de los bebés prematuros son causados, en parte, por estímulos inesperados y estresantes y la falta de estímulos adaptados a su condición. Consideraron que era necesario enriquecer el entorno de los bebés mediante la introducción de estímulos estructurados a través de un sentido totalmente funcional, en este caso el oído. Se habló de música, pero ¿qué tipo de música era la más adecuada? Aquí es donde entra en juego el compositor Andreas Vollenweider, que mostró interés por el proyecto, ya había realizado proyectos musicales para segmentos poblacionales frágiles.

Hay que recordar que gran parte del crecimiento neuronal de un bebé se realiza durante el último trimestre del embarazo, si este proceso se interrumpe por un nacimiento prematuro, es cuando las redes neuronales se pueden ver afectadas y derivar en trastornos del desarrollo neurológico como ya hemos comentado. Los expertos plantearon la hipótesis de que los sonidos tranquilos y agradables serían un buen medio contra la experiencia estresante del nacimiento prematuro, ya que se cree que este tipo de partos se relaciona de algún modo con los déficits neuronales que se han observado en estos bebés.

Andreas Vollenweider compuso música terapéutica en colaboración con una enfermera de apoyo al desarrollo, experimentando con diferentes sonidos en bebés recién nacidos. De todo este trabajo surgieron tres obras musicales que lograron una mejor respuesta positiva de los bebés. Se compuso una música para acompañar el sueño, otra para el despertar y otra para interactuar durante las fases en las que los bebés están despiertos. Sobre los instrumentos utilizados, se constataron diferencias, parece ser que la flauta (punji) que utilizan los encantadores de serpientes fue la más efectiva, calmando a los niños casi al instante y logrando captar su atención.

Terapias musicales para bebés prematuros

Las tres piezas musicales de unos ocho minutos de duración fueron probadas mediante un ensayo con dos grupos de bebés prematuros, uno que actuó como grupo de control, y otro que recibió cinco sesiones de musicoterapia semanales, donde los bebés escucharon las piezas musicales durante ocho minutos a través de unos auriculares. Cuando los bebés cumplieron las 40 semanas, se tomaron imágenes del cerebro de todos los bebés mediante resonancia magnética y se compararon con las resonancias de bebés que habían nacido a término.

Los bebés del grupo de control mostraron alteraciones en varias regiones cerebrales, siendo la región más afectada la correspondiente a la atención, donde se analiza y evalúa la información para posteriormente establecer el vínculo con las otras zonas cerebrales que deben actuar. Los expertos comentan que esta zona cerebral es esencial para aprender, llevar a cabo relaciones sociales, aprender o gestionar emociones. Los bebés prematuros que fueron sometidos al tratamiento musical mostraron mejoras significativas en varias zonas neuronales, pero lo más impresionante fue constatar que la organización general de la red cerebral, era muy similar a la de los bebés nacidos a término.

Queda todavía mucho por investigar, se ha de constatar si los efectos se mantienen a largo plazo, aunque hay que decir que los bebés que fueron sometidos a este tratamiento ahora tienen seis años, momento en el que los problemas de desarrollo neurológico empiezan a ser más evidentes. La siguiente fase del estudio será determinar si estos niños se beneficiaron de ese tratamiento musical que recibieron siendo bebés.

Sin duda, es una investigación sorprendente, si todos los datos se corroboran, no será extraño que en un futuro los hospitales se doten de un sistema por el que, mediante la música, se favoreciera el desarrollo neuronal de los bebés prematuros. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Ginebra, y en este otro publicado en la revista científica PNAS.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...