La leche materna promueve el crecimiento de la flora intestinal

Beneficios de la lactancia materna

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Duke (Estados Unidos), concluye que la leche materna está implicada en el crecimiento de la flora intestinal de los bebés, pero es un tipo de flora distinta a la que estimula la leche de fórmula. Los expertos han podido constatar que se trata de un tipo de flora microbiótica desarrollada en el tracto intestinal, que se adhiere entre sí formando una fina capa bacteriana que actúa como escudo contra los distintos microorganismos patógenos.

Se trata del primer estudio que determina los efectos de la dieta de los bebés y su relación con el crecimiento de la flora bacteriana. Son muchos los estudios que han determinado las magníficas propiedades de la leche materna, gracias a este alimento se fortalece el sistema inmunológico, el bebé recibe los nutrientes necesarios para su desarrollo, aporta elementos que protegen al organismo del bebé, etc. Pero aunque se conocían los beneficios, no se había determinado la influencia de la lactancia en el crecimiento y desarrollo de las distintas bacterias que forman la flora.

La alimentación de los bebés con leche materna durante los primeros meses es muy importante, y así se concluye en los resultados del estudio. Los investigadores utilizaron diferentes tipos de leche para determinar el comportamiento de la flora, leche materna, leche de vaca y leche de fórmula, en los dos últimos casos se utilizaron varias muestras pertenecientes a distintas marcas. Con respecto a la leche materna, fue donada y posteriormente se procesó para determinar la cantidad de ingredientes presentes en su composición, hidratos de carbono, proteínas, grasas, etc. Así mismo, realizaron un ensayo con una forma purificada de la inmunoglobulina A secretora, (SIgA), elemento muy abundante en la leche materna y responsable en gran medida de formar el sistema inmunológico de los bebés.

Sobre las muestras de SIgA y leche colocadas en cultivos de laboratorio, se incubaron dos cepas de E. coli (Escherichia coli), una enterobacteria necesaria para que se realice correctamente la digestión. Por otro lado se trata de una bacteria que produce vitaminas B (implicada en muchos procesos del organismo) y K (importante en la generación de glóbulos rojos). Según explican los investigadores, las bacterias proliferaron rápidamente, en ningún caso habían diferencias de crecimiento.

Sin embargo, como indicábamos al principio, se constató una diferencia significativa, la formación de una fina capa o biopelícula que se adhiere a las paredes del intestino mejorando la protección. En el caso de las otras muestras, las bacterias no se unían formando esta película, por lo que resulta evidente que la leche materna es significativamente superior en cuanto a protección del organismo se refiere. Con respecto a la muestra de SIgA según leemos aquí, se obtuvieron resultados mixtos, es decir, la forma purificada de la inmunoglobulina A secretora, por sí sola no puede actuar como la leche materna, lo que muestra que en el proceso de la formación de la fina capa protectora intervienen otros elementos presentes en la leche.

El estudio es interesante, ya que es otra prueba más sobre los beneficios de la leche materna y cómo transmite sus beneficios al organismo de los bebés. Por otro lado, a partir de este descubrimiento se podría mejorar la formulación de la leche de fórmula. Puedes conocer más detalles del estudio a través del artículo publicado en la página de la Universidad de Duke.

Foto | NiDerLander

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...