La leche de fórmula se podría mejorar con un ingrediente que se suele eliminar en su elaboración

Una investigación apunta que la leche de fórmula se podría mejorar con la adición de la membrana del glóbulo graso de la leche de vaca, un ingrediente que se suele eliminar en su elaboración y que integra nutrientes de gran valor, como lípidos, azúcares y proteínas.

Membrana del glóbulo graso de la leche

Un estudio realizado por expertos de diferentes universidades estadounidenses, concluye que la leche de fórmula se podría mejorar con un ingrediente que se suele eliminar en su elaboración. Los investigadores explican que la membrana del glóbulo graso de la leche, membrana que rodea los glóbulos que componen la grasa de la leche de vaca y que se suele eliminar durante el proceso de homogeneización de las fórmulas infantiles, contribuye a mejorar el desarrollo infantil.

En el ensayo realizado participaron 451 bebés que se repartieron en dos grupos, uno formado por 228 bebés que actuaron como grupo de control, y otro formado por 223 bebés, que recibieron leche de fórmula que contenía la membrana del glóbulo graso de la leche (MFGM) y lactoferrina bovina, compuesto abundante en la leche materna, pero en una concentración reducida en la leche de vaca, salvo en su calostro, aunque ya sabemos que no se utiliza en las formulaciones.

Según los resultados, los bebés que recibieron la nueva leche de fórmula tuvieron una mejor curva de desarrollo y un mejor perfil de desarrollo neurológico a los 12 meses de edad, destacando que los bebés incrementaron su capacidad de atención y mejoraron su lenguaje a los 18 meses de edad. Los investigadores explican que, en la leche normal, incluida la leche materna, se encuentran unas gotitas de grasa rodeadas por una membrana (antes mencionada) que contiene nutrientes de gran valor, como lípidos, azúcares y proteínas, el proceso de homogenización rompe esas gotitas y se pierde una gran parte de los nutrientes indicados.

Los expertos aclaran que el mejor alimento para un bebé es la leche materna, sin embargo, hay un segmento de bebés que, por varias razones, como algún tipo de intolerancia, una enfermedad, etc., no pueden recibir el considerado mejor alimento de mundo, lo que obliga a utilizar alternativas como la leche de fórmula y la mayoría de las formulaciones no incluyen MFGM.

Los bebés que participaron en el ensayo se evaluaron mediante la escala Bayley, instrumento de evaluación del desarrollo mental y psicomotor en la edad temprana. Además de los resultados antes comentados, se redujeron los episodios de diarrea y las complicaciones respiratorias, lo que debería hacer replantear a las empresas de alimentación infantil, incluir los mencionados ingredientes en la leche de fórmula.

De todos modos y a pesar de estos resultados, es necesario seguir investigando a fin de contar con datos más precisos sobre el desarrollo físico y neurológico a largo plazo, algo que contribuiría a establecer los efectos beneficiosos que puede brindar la membrana del glóbulo graso de la leche. Hay que tener en cuenta también que se incluyó lactoferrina, por lo que se debería analizar la interacción de estos dos ingredientes con el desarrollo infantil.

Podéis conocer todos los detalles de esta interesante investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of Pediatrics.

Foto | Micah Sittig

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...