La lactancia puede reducir el estrés de los bebés

La lactancia puede reducir el estrés de los bebés, concretamente el mecanismo de sostener y abrazar a los bebés mientras se les ofrece la toma. Así se concluye en un estudio realizado por expertos de la Escuela de Medicina Warren Alpert de la Universidad Brown.

Beneficios de la lactancia materna

Se sabe que la leche materna ofrece múltiples beneficios al bebé, refuerza el sistema inmunitario, contribuye en el correcto desarrollo de los pequeños, previene enfermedades y problemas como el sobrepeso, la obesidad, las alergias, las infecciones respiratorias, etc. Pero al margen de estos beneficios, existen otros que no guardan relación con la leche materna, sino con la acción de la toma.

Los expertos comentan que se han estudiado ampliamente los beneficios de la leche materna, pero no tanto los beneficios de la succión, en un estudio realizado por expertos de la Escuela de Medicina Warren Alpert de la Universidad Brown (Estados Unidos), se propuso investigar los beneficios del mecanismo de la lactancia en los bebés. En la investigación participaron 42 bebés que se dividieron en dos grupos, uno formado por bebés amamantados en exclusiva durante los primeros cinco meses, y otro grupo en el que los bebés no fueron amamantados.

Se midieron los niveles de la hormona del estrés (cortisol) en los dos grupos de bebés, esta hormona actúa como neurotransmisor en el cerebro y se produce en situaciones de tensión para poder enfrentarse a ellas. Los bebés fueron expuestos a una situación estresante mientras sus madres los ignoraban, los investigadores encontraron una menor evidencia de una respuesta ante el estrés en aquellos bebés que eran amamantados, lo que demuestra que la lactancia puede reducir el estrés de los bebés.

Los expertos comentan que la alimentación con leche materna controla un gen concreto responsable de regular la respuesta fisiológica del bebé ante el estrés, siendo otro beneficio a añadir en la lactancia materna. Esta investigación se inspiró en estudios realizados con roedores de laboratorio, en los que se relacionaba el cuidado materno y el comportamiento de crianza de las madres con cambios en las respuestas fisiológicas de las crías ante situaciones estresantes.

Cierto es que el estudio es muy pequeño, pero los resultados sugieren que alimentar con leche materna a los bebés a través de las tomas, hace que los pequeños tengan una menor reacción ante el estrés, ya que la producción de cortisol es mayor que en los bebés que no son alimentados con lactancia materna en exclusiva. Pero hay otro dato interesante, se apunta que el comportamiento de las madres al abrazar y sostener a sus bebés durante la alimentación, puede beneficiar a los recién nacidos incluso si toman leche de fórmula, aunque en este caso los beneficios son menores.

Por tanto, además de los beneficios de la leche materna, hay que destacar los beneficios que obtienen los bebés por el vínculo con las madres. Los expertos explican que la capacidad de recuperación emocional es mayor, probablemente debido a la vinculación materna que induce la lactancia materna y no a los beneficios nutricionales que ya sabemos que son reales.

Hay más que investigar, probablemente se realizarán nuevos estudios y con un mayor número de participantes para corroborar los datos obtenidos. A través de la página web de la universidad, y este artículo publicado en la página web de la revista científica Pediatrics, podréis conocer más detalles de este trabajo.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...