La lactancia materna puede reducir el riesgo de obesidad en un 25% según la OMS

Un nuevo estudio de la OMS concluye que la lactancia materna puede reducir el riesgo de obesidad en un 25%, lo que reafirma la importancia de que las mujeres amamanten a sus bebés en exclusiva durante los seis primeros meses de vida.

Obesidad y lactancia materna

Según un estudio elaborado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en Europa, la lactancia materna puede reducir el riesgo de obesidad en un 25%. A partir de estos resultados la organización pide más ayudas para promocionar la lactancia materna como un modo de frenar la comercialización de la leche de fórmula y reducir el riesgo de obesidad, y que los bebés puedan beneficiarse de todo lo que brinda la leche materna para su desarrollo.

Según responsables de la Oficina Europea de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, es necesario frenar la comercialización indebida de la leche de fórmula, recordemos que se han llevado a cabo todo tipo de técnicas de marketing que han confundido a muchas madres al equipararla con la leche materna. La OMS propone iniciativas como incentivos económicos en los permisos de maternidad por amamantar a los bebés, mayores facilidades en la conciliación laboral y familiar que permitan el amamantamiento, etc.

En la investigación realizada se concluye que más del 77% de los bebés europeos han sido amamantados, pero la tasa varía significativamente dependiendo del país, por ejemplo, en Irlanda el 46% de las madres no amamantaron a sus bebés, porcentaje que se reduce al 34% en el caso de Francia. Los datos del estudio proceden del proyecto Cosi (Vigilancia de la obesidad Infantil) en el que se ha realizado un seguimiento a casi 30.000 niños, hay que decir que este programa de investigación lanzado en 2007 continua en marcha y recibe periódicamente datos de 40 países distintos, de niños con edades comprendidas entre los 6 y 9 años.

Tras ajustar los datos demográficos y otras variables, se concluyó que los niños que nunca fueron amamantados tenían un 22% más de probabilidades de ser obesos, y los que habían sido amamantados durante menos de seis meses tenían un 12% más de probabilidades de ser obesos en comparación con los niños que fueron amamantados durante al menos seis meses. El estudio apunta que la protección frente a la obesidad para los niños que fueron amamantados exclusivamente durante seis meses, fue de un 25% como ya hemos comentado.

El estudio de la OMS ha sido presentado en el Congreso Europeo sobre Obesidad en Glasgow (Escocia), y ha sido publicado en la revista médica Obesity Facts. En el se explica que existen varias razones por las que la lactancia materna protege a los niños de la obesidad, como el retraso de la introducción de los alimentos sólidos que pueden tener una mayor densidad energética, por tener los bebés alimentados con leche materna un nivel de insulina en sangre más reducido que el de los bebés alimentado con fórmula infantil, algo que provoca la estimulación de la acumulación de grasa.

Para los expertos, no hay duda, es necesario transmitir a las mujeres que la lactancia materna protege de forma efectiva contra la obesidad, además de aportar todo un conjunto de beneficios evidenciados desde hace años. Por ello, se hace hincapié en la necesidad de utilizar más recursos para ayudar a las mujeres a amamantar, obviamente, a través de las políticas nacionales y comunitarias. Merece la pena dar un vistazo a la investigación que podéis consultar aquí, y en especial a las conclusiones del estudio. ¿Cuántas pruebas son necesarias para conseguir que todas las mujeres que puedan amamanten a sus bebés?

Foto | Christine Rogers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...