La introducción de gluten en dosis elevadas en la dieta de los bebés podría evitar la enfermedad celíaca

Un estudio muestra que introducir el gluten en dosis elevadas en la dieta de los bebés a partir de cuatro meses, puede evitar que desarrollen en el futuro la enfermedad celíaca o intolerancia al gluten. Los resultados de las pruebas realizadas han sido sorprendentes, pero es necesario realizar más investigaciones para ratificar los resultados.

Celiaquía

Una investigación realizada por expertos del King College de Londres, la Universidad de Londres y el Instituto de Investigación Benaroya, entre otros, concluye que la introducción de gluten en dosis elevadas en la dieta de los bebés podría evitar la enfermedad celíaca, de todos modos, hay que ser prudentes y esperar a nuevas investigaciones, de hecho, los propios expertos comentan que se necesitan nuevos estudios que permitan ratificar esos resultados preliminares.

En la investigación se han analizado los efectos del gluten junto a la lactancia materna en bebés a partir de cuatro meses de edad, los resultados obtenidos se han comparado con los de bebés que tomaron lactancia materna hasta los seis meses y evitaban el consumo de alimentos que podían provocar alergias alimentarias. Los resultados muestran que la introducción temprana de altas dosis de gluten podría ser una estrategia eficaz para prevenir la intolerancia al gluten, pero, lo cierto es que se han realizado estudios en la misma línea que apuntaban conclusiones similares, por lo que no parecía una novedad, aunque lo es, a continuación os lo explicamos.

En la actualidad no existen estrategias que puedan prevenir la enfermedad celiaca, el único tratamiento efectivo es evitar consumir alimentos que contengan gluten a lo largo de toda la vida. Recordemos que incluso en cantidades muy pequeñas, la ingesta de gluten puede provocar daños en el revestimiento de la pared intestinal y provocar diferentes problemas de salud. Con respecto a los estudios anteriores realizados en esta línea, los investigadores comentan que se ha analizado la introducción temprana en la dieta del bebé, pero no se ha variado la cantidad de gluten que podían consumir.

Los expertos explican que actualmente encontramos en el mercado productos destinados a la introducción de alérgenos alimentarios en lactantes, se introduce una gran variedad de alérgenos alimentarios comunes, pero las dosis son reducidas y quizá no ofrecen la respuesta deseada. Y este es el primer trabajo que proporciona una clara evidencia de que la introducción temprana del gluten en cantidades significativas antes de que el bebé cumpla los seis meses de edad, podría prevenir la enfermedad celíaca.

Los expertos barajan la posibilidad de que esta estrategia se pueda utilizar con otras enfermedades autoinmunes, es decir, con otras alergias alimentarias, como la leche, el huevo, los cacahuetes, etc. Evidentemente, serán necesarias muchas investigaciones y es probable que la estrategia no pueda aplicarse en todos los casos. Hablando de la investigación, los expertos trabajaron con un grupo de 488 bebés que participaron en el estudio EAT del Reino Unido, que tiene el cometido de analizar la introducción temprana de seis alimentos alérgicos en los bebés y niños pequeños, tanto en paralelo a la lactancia materna o sin ella. En este estudio, los bebés recibieron una galleta con 4 gramos de proteínas de trigo a partir de los cuatro meses de edad.

Los investigadores analizaron los datos de 1.004 niños cuando cumplieron los tres años de edad, a fin de detectar anticuerpos anti-transglutaminasa, indicador de la enfermedad celíaca. Los que tenían niveles elevados de anticuerpos, se remitieron a los especialistas para que se les realizaran pruebas más exhaustivas. Los resultados muestran que en los niños que retrasaron la introducción del gluten a partir de los seis meses de edad, la prevalencia de la enfermedad celíaca era mayor que en la de los niños a los que se les introdujo el gluten a partir de los cuatro meses, es más, en los 488 bebés que recibieron una dosis elevada de gluten, no se produjo ningún caso de enfermedad celíaca.

Si los resultados se ratifican, se puede hablar de una gran estrategia para reducir significativamente los casos de intolerancia al gluten, recordemos que año tras año crecen y es necesario ponerle freno. Podéis conocer más detalles de la investigación en la página del King College de Londres, y en este artículo publicado en la revista científica JAMA.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...