La hipoglucemia neonatal asociada a problemas del neurodesarrollo en la infancia

Un estudio apunta que sufrir en el nacimiento hipoglucemia neonatal (valores reducidos de azúcar en sangre) podría estar asociado a problemas del neurodesarrollo en la infancia, concretamente a los 4-5 años de edad, como la falta de atención, tener menos memoria, o problemas leves en la coordinación visomotora entre otros.

Azúcar en sangre

Una investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) y la Universidad de Waterloo (Canadá), concluye que la hipoglucemia neonatal, es decir, una baja concentración de glucosa en la sangre, incrementa el riesgo de sufrir problemas del neurodesarrollo en la infancia. Según los resultados, los bebés que en el momento del nacimiento tienen un nivel de azúcar bajo en sangre pueden tener hasta tres veces más posibilidades de tener problemas de atención, memoria, coordinación visomotora y problemas en la resolución de problemas cuando tienen 4 o 5 años de edad.

Los expertos explican que la hipoglucemia neonatal es una de las causas prevenibles más comunes asociadas al daño cerebral durante la infancia, afecta a uno de cada seis nacimientos y en especial a los recién nacidos de madres con diabetes o los que nacen muy pequeños o muy grandes en relación a su edad gestacional. Los bebés de riesgo suelen ser sometidos a un análisis mediante un pinchazo en el talón, para conocer el nivel de glucosa de la sangre. Cuando el resultado es un nivel reducido de glucosa, se suele tratar a los pequeños para que recuperen los valores normales.

En la investigación participaron 477 bebés nacidos entre el año 2006 y 2010 con riesgo de hipoglucemia neonatal determinado por un episodio de una concentración de azúcar en la sangre por debajo de los 47 mg/dL (miligramos/decilitro), si esta concentración está por debajo de los 36 mg/dL y se sufren episodios recurrentes, se considera una forma de hipoglucemia grave. En el caso de los bebés con una concentración de 47 mg/dL en el nacimiento, se detectaron los problemas mencionados a los 4-5 años de edad, aunque no afectó a la función general del pensamiento o el cociente intelectual.

Los investigadores creen que estos resultados podrían tener de algún modo un efecto negativo en la educación de los niños, algo que se deduce por los problemas de atención, memoria, etc., aunque esto es algo que todavía se tiene que estudiar y demostrar. En la investigación se realizó un seguimiento a los bebés desde el nacimiento y hasta que cumplieron los 5 años, aproximadamente la mitad de los pequeños fueron diagnosticados con hipoglucemia neonatal al nacer y recibieron el tratamiento oportuno.

Los expertos comentan que algunos bebés que nacieron con unos valores normales de azúcar en sangre, desarrollaron la hipoglucemia posteriormente, lo que delata que es necesario realizar un seguimiento regular del nivel de glucosa en sangre. Sobre los resultados obtenidos, hay que decir que aunque se relacionó el bajo nivel de azúcar con determinadas dificultades en las funciones cerebrales, no se ha podido probar que exista una relación causal, pero es evidente que afecta de algún modo y por tanto será necesario realizar nuevas investigaciones para corroborar lo descubierto y determinar las posibles asociaciones causales.

Los investigadores recomiendan que los padres de los bebés con mayor riesgo de tener una baja concentración de azúcar en sangre, sean conscientes de este riesgo y se aseguren de que se mide el nivel de glucosa en sangre de sus hijos, así mismo, merece la pena repetir la prueba a través de un análisis de glucosa en el laboratorio y no con las habituales pruebas que se realizan con las tiras radiactivas. Por otro lado, realizar un seguimiento periódico sobre los valores de glucosa, ya que este elemento es, por decirlo de algún modo, el alimento del cerebro y es esencial para el correcto desarrollo y crecimiento cerebral en la fase neonatal.

La investigación es interesante y puede ser de gran ayuda para solucionar un problema que derivaría en otros asociados al neurodesarrollo en la infancia. Podéis conocer todos los detalles de este estudio a través de este artículo publicado en la revista científica JAMA Pediatrics.

Foto | Ari Landworth

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...