La falta de gateo se asocia al déficit de atención

Etapa del gateo

Reptar o gatear son algunas de las etapas por las que pasan los bebés antes de aprender a andar, los especialistas indican que son imprescindibles y que mejoran el desarrollo sensorial y cognitivo de los bebés. Al parecer, la falta de gateo es una de las causas asociadas a los trastornos cognitivos o el déficit de atención, los expertos indican que andar de forma muy temprana puede ser causa de alegría para los padres, sin embargo, se limita una etapa fundamental que permite desarrollar el sentido de la lateralidad, la coordinación, la percepción del espacio, etc.

Estas son algunas de las conclusiones que ofrecen los especialistas de Institutos Fay, un consultorio médico especializado y dedicado a paliar los efectos de la desorganización neurológica causada por el déficit de atención o la discapacidad causada por el daño cerebral. Según los especialistas de Fay, muchas personas y pediatras ignoran la importancia del gateo y cómo esta etapa incide en el desarrollo cerebral, en la visión, en el habla, el equilibrio… En ocasiones se pasa directamente del parque infantil a estar de pie, y esto no es nada beneficioso.

De estas cuestiones nos habla el experto en estimulación multisensorial Carlos Gardeta, nos explica que la transición del parque a andar, sin haberse arrastrado o gateado lo suficiente, incrementa el riesgo de que los niños sufran los problemas indicados. Recomienda que los niños tengan espacio suficiente para poder gatear sin que estén condicionados al espacio que ofrece un parque infantil, tampoco es bueno que estén muchas horas en un taca-taca o en la trona, no gatear el tiempo necesario puede causar disfunciones importantes en un futuro a corto plazo.

El experto nos explica que el primer nivel de organización cerebral del movimiento, es el movimiento de cada miembro del cuerpo por separado, esto es algo que ya realizan los bebés en su cuna, tras esta primera fase se pasa a arrastrarse o reptar, los bebés utilizan sus miembros para impulsarse y desplazarse, esta etapa finaliza y le sigue la etapa del arrastre en patrón cruzado, en este caso se sincroniza un brazo con una pierna y viceversa para poder desplazarse. Durante estas etapas, se establecen conexiones a través del cuerpo calloso cerebral, el haz de fibras nerviosas más extenso del cerebro, su función es la de servir de vía de comunicación entre los hemisferios cerebrales para que trabajen de forma coordinada.

Las conexiones permiten que se inicie la etapa del gateo, una etapa importante en la organización motora y en el desarrollo en general, además facilita el desarrollo de los diferentes subsistemas del movimiento que son más complejos, jugar a fútbol, a tenis, correr, etc. Si el gateo se desarrolla de forma correcta, se facilita que las conexiones neuronales se realicen correctamente sincronizando ambos hemisferios cerebrales. El gateo es tan importante que incluso ayudará a los bebés a poder escribir en un futuro. Gracias al gateo se desarrolla la coordinación ojo-mano, mecanismo importante a la hora de leer o escribir, se podría decir que un niño que gatea más, tiene más posibilidades de aprender antes a leer y escribir, con los consiguientes beneficios intelectuales que ello conlleva.

El gateo facilita el desarrollo del sistema vestibular y el sistema propioceptivo, los que permiten a los bebés saber dónde están las partes de su cuerpo, algo que facilita enviar las órdenes necesarias desde el cerebro para el movimiento de cada miembro de forma rítmica y armónica. A través del artículo de ABC podemos saber que el especialista nos recomienda promover el gateo si queremos que los bebés se desarrollen de forma correcta, olvidarse del parque y buscar una superficie lisa, limpia, cálida y acogedora, y que al menos el bebé pueda estar una hora en ella, los mecanismos para aprender a andar se activarán con más facilidad y los bebés pasarán correctamente por cada una de las etapas mencionadas.

No hay que forzar nunca a los bebés para que se pongan de pie, si no están preparados les causará inseguridad. No se les puede lanzar a un desafío muy importante para ellos con el riesgo de que puedan fracasar, lo preferible es que empiece a andar el solito, primero unos pasitos y evolucionará. Por otro lado, poner de pie a un niño porque tenemos ganas de que aprenda a andar rápidamente puede provocar otros riesgos, no se puede hacer trabajar a un sistema que todavía no está maduro y que puede provocar deformidades en la columna vertebral.

Reptar y gatear es muy importante y beneficioso para los bebés, por ello os recomendamos leer detenidamente la nota de la sección de artículos de Institutos Fay.

Foto | Suprijono Suharjoto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...