La eliminación de una sustancia química del teflón ha evitado miles de nacimientos con bajo peso

Un estudio demuestra que la eliminación del PFOA (ácido perfluorooctanoico) por parte de la industria, ha permitido que se eviten miles de nacimientos con bajo peso en Estados Unidos. A pesar de esta buena noticia, el número de bebés que nacen con bajo peso crece y las razones son muchas, una de ellas es el uso de otras sustancias que se han asociado a este problema y que en la actualidad la industria sigue utilizando.

Ácido perfluorooctanoico

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) concluye que gracias a la eliminación de una sustancia química del teflón denominada PFOA (ácido perfluorooctanoico), componente fabricado desde la década de los 40 y que en la década del 2010 dejó de utilizarse al demostrarse su peligrosidad, probablemente se han evitado miles de nacimientos con bajo peso, lo que supone además un ahorro de millones de dólares en cuidados sanitarios.

Cierto es que el número de bebés con bajo peso al nacer ha ido aumentando en los últimos años, pero en relación a la exposición al compuesto químico integrado en el teflón, los expertos consideran que se ha producido una disminución de más de 10.000 partos con bajo peso anuales desde que se procedió a la eliminación de este componente. Esto indica que de no haberse eliminado, el número de bebés con bajo peso sería actualmente mucho mayor.

El PFOA se ha utilizado durante décadas en muchos productos de consumo habituales en los hogares, así como en otros compuestos de la familia de productos químicos altamente fluorados que contaminan el agua potable, de hecho, según análisis realizados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, este compuesto estaba presente en la sangre de prácticamente todos los estadounidenses, por lo que el riesgo de que pudiera pasar en las mujeres embarazadas a los fetos a través del cordón umbilical es significativo.

Esta sustancia no sólo se ha asociado al bajo peso al nacer, también se ha asociado a problemas en el sistema reproductivo, cáncer, así como a otros problemas de salud, por lo que sorprende que se utilizara durante décadas y no se descubriera su peligrosidad. En el año 2006 y gracias a la presión ejercida por organismos como la Agencia de Protección Ambiental, las empresas que lo utilizaban lo empezaron a retirar gradualmente hasta su eliminación definitiva en 2015.

En este estudio han constatado que los niveles en sangre del PFOA de las mujeres empezaron a disminuir, en 2014 el promedio se redujo en más de la mitad en comparación con los valores del año 2008. Mediante programas informáticos se ha podido calcular cuántos nacimientos con bajo peso pueden haber sido causados por niveles específicos de PFOA en la sangre de las mujeres, los resultados mostraron que la eliminación del compuesto químico ha reducido las cifras entre 10.000 y 17.000 nacimientos de bebés con bajo peso en los últimos años, lo que supone una mejor salud neonatal y un ahorro calculado en unos 3.000 millones de dólares en gastos sanitarios.

Se ha conseguido eliminar una causa del bajo peso al nacer pero quedan todavía otros contaminantes que se han asociado a este problema y que en la actualidad se siguen utilizando, a esto sumamos otras causas como la obesidad, lo que supone un volumen importante de bebés que nacen con bajo peso. Dado que este es un problema creciente, los expertos consideran que se ha de trabajar con mayor énfasis en la eliminación de estas sustancias, también es necesario que los sustitutos no probados para PFOA que utilizan ahora las compañías químicas, sean analizados a conciencia para determinar si son peligrosos o inocuos.

El problema de las sustancias químicas peligrosas está generalizado en todo el mundo, siendo uno de los factores asociados al bajo peso al nacer, lamentablemente parece que pesan más los intereses económicos que la salud. Podéis conocer más detalles de este estudio a través de este artículo publicado en la revista científica International Journal of Hygiene and Environmental Health.

Foto | Ari Landworth

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...