La dentición del bebé no debe ser tratada para aliviar las molestias o el dolor

La FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos) ha publicado un artículo en el que advierte a padres y cuidadores sobre los riesgos de utilizar productos farmacológicos y homeopáticos para aliviar las molestias y el dolor de la salida de los primeros dientes en los bebés. La agencia explica que algunos de estos productos son poco eficaces e inútiles, otros pueden provocar problemas de salud.

Primeros dientes en el bebé

Si buscamos en Google, encontraremos diferentes productos que se anuncian como ideales para aliviar las molestias y el dolor de los primeros dientes, ya sean tratamientos farmacológicos u homeopáticos, sin embargo, no son recomendables y en algunos casos pueden ser incluso peligrosos. Sobre este tema la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos) ha publicado un artículo, advirtiendo que la dentición del bebé no debe ser tratada para aliviar las molestias o el dolor.

Muchos productos que se anuncian como eficaces para tratar el dolor de encías por la dentición contienen benzocaína y pueden provocar afecciones graves e incluso mortales, por ejemplo, la metahemoglobinemia, un trastorno sanguíneo en el que se produce una cantidad anormal de metahemoglobina, que provoca que la hemoglobina que transporta el oxígeno no pueda liberarlo de forma eficaz en los tejidos del organismo. La FDA insiste, ni remedios farmacológicos ni homeopáticos, la dentición es una fase normal de la infancia y no tiene que tratarse.

El proceso de dentición es sintomático, es decir, aparecen señales que delatan que algo está sucediendo o va a suceder, en este caso, la salida de los dientes de leche. Los síntomas que delatan que se está desencadenando el proceso de dentición son varios, el bebé tiene más baba de lo habitual, la razón es que la dentición produce la estimulación de saliva, y se mete en la boca con mucha frecuencia los dedos y los puños, parece que tiene un deseo irrefrenable de morder a fin de poder presionar las encías.

Estos son los primeros signos que evidencian la dentición decidua, a medida que el proceso avanza aparecen otros como una irritabilidad fuera de lo habitual debido a las molestias y el dolor que están sufriendo en las encías, en algunas ocasiones también pueden padecer unas décimas de fiebre a causa de la inflamación de las encías. A esto hay que añadir que se puede producir una disminución del apetito provocada por el dolor que puede producir succionar la leche.

Dado que la dentición se produce en un período de muchos cambios en la vida del bebé, en ocasiones se le achacan otros problemas que nada tienen que ver, como la tos, los vómitos, las alteraciones del sueño, etc. Se trata de un problema transitorio que no encierra complicaciones y que debe seguir su curso, la FDA recomienda en todo caso frotar y masajear suavemente las encías con el dedo o proporcionar un mordedor al bebé como únicos remedios.

Es necesario evitar las cremas y geles para la dentición, son medicamentos anestésicos que ofrecen poco o ningún beneficio y se asocian a riesgos como el que antes hemos indicado. Los remedios homeopáticos tampoco son recomendables, son poco eficaces y en determinados casos pueden provocar problemas de salud. A continuación, podéis ver un vídeo publicado por la FDA sobre este tema, haciendo especial hincapié en evitar los productos que contengan benzocaína, un anestésico local empleado como calmante del dolor, bloqueando los impulsos nerviosos que lo transmiten.

Foto | Sam Pullara

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...