La cuna

La cuna

Cuando tenemos nuestro bebé una de las cosas primordiales al llegar a casa es la cuna en la que el niño va a descansar ya que es uno de los sitios donde va a pasar más tiempo, sobre todo los primeros meses que lo principal que hacen es comer y dormir.

La característica principal de una cuna es que tiene que ser un lugar confortable y seguro, por lo que debemos elegir bien, además de pensar en el tamaño, ya que si cogemos una cunita moisés, en poco tiempo tendremos que cambiarla para que el niño tenga más espacio. Si solemos hacer viajes o desplazamientos de vários días, es recomendable tener una cuna de viaje para que el bebé no note tanto el cambio.

El colchón de la cuna ha de ser rígido, pero no duro, e indeformable y hay que asegurarse de que encaje bien en el somier para que el niño no pueda colarse por uno de los lados. Los protectores que pondremos en la cabecera de la cuna son importantes ya que evitan que el niño se golpee con los barrotes o que meta la cabecita, los colores son muchos pero es mejor decantarse por algún tono pastel, que es más relajante y ayuda a tu bebé a dormir mejor.

Las sábanas de la cuna (deberíamos disponer de al menos dos juegos), que se ajusten bien a la cuna, de algodón para evitar alergias, y que se laven y planchen con facilidad. Antes de poner la sabana bajera, es recomendable poner un empapador, para que si hay algún escape de orina del bebé no se nos estropeará el colchón. Las mantas, colchas o los edredones, en caso de que sea invierno, deben ser ligeros y suaves ya que el peso o el exceso de calor podría provocar incomodidades en el bebé e incluso la muerte súbita.

La almohada no debe ponerse en la cuna más que para adornar, al menos hasta que el bebé tenga los dos años, ya que, aparte de poder provocar la asfixia, durante los primeros meses en bebé debe dormir sin ella para que su espalda no sufra malformaciones.

Los juguetes o móviles de cuna con música sobre su cabeza o en un lateral de la cuna son muy útiles, ya que estimulan al niño, y le ayudan a dormir. Los muñecos y peluches es mejor evitarlos durante los primeros meses para evitar peligros, cuando ya sea algo más mayor siempre puede acostarse con su peluche favorito.

Foto| Oleg Kozlov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...