La contaminación atmosférica afecta al peso del bebé

Contaminación atmosférica

Un nuevo estudio ha puesto de manifiesto lo perjudicial que es para un bebé nacer y desarrollarse rodeado de la polución propia de las grandes ciudades. Si ya se había comprobado la relación entre la leucemia infantil y la contaminación ambiental, el proyecto de investigación Infancia y Medioambiente (Inma) dirigido por el doctor Jordi Sunyer ha revelado que la polución también afecta al peso de los bebés.

Concretamente las mujeres que embarazadas han estado expuestas a contaminación atmosférica, han tenido bebés con 50 gramos menos que aquellas que han vivido su gestación en un ambiente limpio y sin humos. Básicamente en España la contaminación estaría generada por el tráfico rodado, más que los pesticidas presentes en los alimentos, un problema que lejos de mejorar sigue empeorando cada año.

El peso de los bebés es una de las condicionantes que más varían en función de los agentes externos, pues recordemos que también el ejercicio hasta el final del embarazo reduce la obesidad en los bebés. Sin embargo, en el caso de la contaminación ambiental, la influencia en el peso de los bebés no es lo que más preocupa a los investigadores, pues han descubierto que tiene un efecto adverso claro en el desarrollo de los niños y en las enfermedades que sufren.

Así, el ambicioso proyecto de Sunyer, en marcha desde hace diez años y que sigue la evolución de más de 3.500 niños en diferentes lugares de España, indica que los contaminantes atmosféricos, los desinfectantes presentes en el agua y los residuos que se incorporan al organismo a través de la dieta provocan casos de polución pulmonar, asma y un peor desarrollo neurológico y mental. En concreto, se ha demostrado que la contaminación atmosférica provoca cierto retraso en las funciones de la parte superior del cerebro, aquellas que tienen que ver con la capacidad de organización del individuo, la toma de decisiones y la competencia social.

De todas formas, el investigador Jordi Sunyer recuerda que las peores consecuencias para el feto las siguen provocando las conductas de riesgo más extendidas y más contraindicadas, como serían el alcohol durante el embarazo y el tabaquismo, por encima de otro tipo de contaminantes.

Via | adn
Foto | viernest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...