La contaminación ambiental durante el embarazo puede dañar los pulmones de los niños

Una nueva investigación muestra que la contaminación ambiental durante el embarazo, concretamente durante el segundo trimestre, puede dañar los pulmones de los niños afectando a la capacidad pulmonar.

Enfermedades y contaminación ambiental

De los problemas que provoca la contaminación ambiental durante el embarazo hemos hablado en varias ocasiones, es un factor de riesgo para que nazcan bebés con asma, afecta al peso del recién nacido, han relacionado la contaminación con las malformaciones congénitas del corazón, etc. Lo cierto es que existe una gran cantidad de documentación científica que apunta a la contaminación ambiental producida por el tráfico rodado, como un factor de riesgo para que los bebés sufran todo tipo de problemas.

A la cantidad de investigaciones de las que nos hemos hecho eco en Pequelia, hoy añadimos otra que merece la pena tener en cuenta. Un estudio realizado por un grupo de investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), concluye que la contaminación ambiental durante el embarazo puede dañar los pulmones de los niños en edad preescolar.

En el estudio participaron 1.295 mujeres embarazadas, se realizó un seguimiento del 48% de los recién nacidos (620), hasta que lo niños cumplieron cuatro años y medio de edad. Durante este tiempo se recogieron datos sobre la exposición a la contaminación ambiental durante el embarazo y se realizaron evaluaciones sobre la capacidad pulmonar de los niños, estos datos se cotejaron con la zona en la que vivían las madres. Según los expertos, se constata que aquellas futuras madres que durante el segundo trimestre del embarazo vivían en un área con mucho tráfico, incrementaban los riesgos de que se redujera la capacidad pulmonar de los futuros bebés en un 30%.

En otras ocasiones se han puesto de relevancia los efectos perjudiciales que tiene la contaminación atmosférica en los pulmones de niños y adolescentes en edad escolar, pero existen pocos datos que muestren la relación entre la contaminación por el tráfico rodado y los pulmones de los futuros bebés mientras están en el interior del útero materno, así como poco después del nacimiento. Los resultados obtenidos junto a los de otros estudios realizados respaldan con creces las políticas que se llevan a cabo para reducir la exposición a la contaminación del aire en favor de la salud pública.

Los investigadores explican que no se ha obtenido una evidencia clara que muestre que los contaminantes procedentes del tráfico rodado durante los primeros 12 meses de vida de un bebé afecten a la función pulmonar cuando los niños cumplen la edad preescolar. Sin embargo, los resultados sí sugieren que los contaminantes ambientales afectan al desarrollo pulmonar del futuro bebé.

Este es uno de los cientos de argumentos que deben impulsar la reducción de forma significativa de la exposición a la contaminación ambiental en favor de la salud de los bebés y de la población en general. A pesar de que ya existen alternativas como los coches eléctricos, no se ha puesto en marcha una política agresiva para su introducción, apenas se trabaja en el desarrollo de puntos de carga energética para estos vehículos, el precio de estos coches sigue siendo muy elevado… Con todos estos escollos es difícil alcanzar una contaminación ambiental que prácticamente roce el cero.

Podéis conocer más detalles sobre la investigación a través de este artículo del CREAL, y este otro de la revista científica Thorax.

Foto | Yolanda Arango

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...