La conjuntivitis

la conjuntivitis

La conjuntivitis es una enfermedad que todos en algún momento de nuestra vida hemos padecido. No es dolorosa pero sí bastante molesta, y sobre todo contagiosa. La conjuntivitis como bien dice su nombre es una inflamación de la conjuntiva que es una envoltura que rodea el ojo, recubre la zona visible del globo ocular y la parte interior de los párpados.

La conjuntivitis puede ser por una infección causada por virus, o una conjuntivitis causada por tener alergia al polen, al polvo, alergia al pelo de las mascotas y que presenta lagrimas y párpados hinchados, irritativa por haberse introducido algo extraño en el ojo, o química como dice su nombre causada por una sustancia química. La conjuntivitis es la infección más habitual de los ojos en los niños.

Reconocer la conjuntivitis es fácil ya que el niño se frotará muchos los ojos, pueden aparecer enrojecidos, rodeados de legañas de color amarillentas, blancas o verdosas dependiendo si son por bacterias, y bastante pegajosas, les molesta la luz y a veces lagrimean los ojos.

Sobre todo hay que mantener una buena higiene para poder curarle, nunca tocar un ojo y después el otro sin haberse lavado las manos entre medias, los ojos hay que limpiarlos con una gasa humedecida, en suero fisiológico o en manzanilla, siempre teniendo precaución de que el niño no le tenga alergia, y siempre usando una gasa para cada ojo. Para limpiarlos siempre de adentro hacia afuera. El pediatra podrá recetarnos una pomada o un colirio para la conjuntivitis según convenga a cada niño y el prescribirá la cantidad adecuada para cada niño en particular, no hay que auto medicarse porque no todas las conjuntivitis como hemos dicho antes son iguales.

Si la conjuntivitis es en un recién nacido es más importante y en la maternidad se le administrará al bebé unas gotas para prevenir los contagios por gérmenes procedentes de la madre durante el parto. Algunos niños nacen con el canal del lagrimal obstruido, lagrimean y segregan un líquido pegajoso. Con el tiempo van mejorando y hay que hacerles un masaje de dentro afuera del ojo para limpiárselo. Si a los seis meses continúa la enfermedad el médico tendrá que hacerle una limpieza del conducto utilizando una sonda fina.

Para aplicar los colirios y pomadas de la conjuntivitis en los más pequeños es necesario que hayan dos personas y mientras uno le sujeta las manitas y la cabeza el otro abrirá el ojo y aplicara las gotas, y en caso de la pomada será en el párpado inferior donde se le aplicara un granito. Cuidad que el frasco nunca toque el ojo para evitar contagios.

Más información | aepap.org
Foto| Iryna Shpulak

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...