La composición de los oligosacáridos de la leche materna puede reducir el riesgo de alergia alimentaria

Según los resultados de un estudio para determinar los diferentes perfiles de la composición de los oligosacáridos de la leche materna, algunos perfiles se asocian claramente con la reducción del riesgo de hipersensibilidad o alergia a determinados alimentos. Los expertos comentan que es necesario ratificar los resultados y profundizar para analizar los mecanismos biológicos subyacentes en esta relación.

Leche materna

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) y la Universidad de Manitoba (Canadá), la composición de los oligosacáridos de la leche materna, composición que se considera única y que sólo se encuentra en la leche humana, puede reducir el riesgo de alergia alimentaria en los bebés.

En este estudio se han analizado muestras de leche y los datos de 421 madres y sus respectivos bebés, participaron en un estudio longitudinal denominado CHILD, en el que se realizaba un seguimiento del desarrollo y crecimiento de los niños desde la etapa del embarazo y hasta que alcanzaban la adolescencia. Los expertos han identificado un perfil de oligosacáridos de la leche materna que resulta beneficioso y que se asocia claramente a una menor tasa de hipersensibilidad a los alimentos en bebés de 12 meses de edad.

Los expertos comentan que hasta donde saben, este es el mayor estudio que se ha realizado para examinar la relación entre la composición de oligosacáridos única de cada leche materna, y el riesgo de que los bebés desarrollen alergias alimentarias. Añaden que, en general, la composición de los oligosacáridos de la leche materna es variable y está condicionada por diferentes factores, como la etapa de lactancia materna, la salud materna, la raza, la ubicación geográfica y si se proporciona lactancia materna en exclusiva.

La leche materna contiene más de 130 oligosacáridos diferentes, se trata de compuestos bioactivos específicos que representan el tercer mayor compuesto presente en la leche sin incluir el agua. Estos elementos tienen un papel clave en el desarrollo del sistema inmunitario de los bebés y su concentración varía con el tiempo, disminuye a medida que avanza la lactancia materna. Los oligosacáridos no son digeribles por los bebés, pero actúan como prebióticos, lo que ayuda a guiar el desarrollo de la microbiota intestinal, algo que investigaciones anteriores sugerían como factor clave en la prevención de enfermedades alérgicas.

Hay que apuntar que en investigaciones anteriores se ha demostrado que los bebés amamantados, tienen un menor riesgo de sufrir problemas como sibilancias, infecciones, asma y obesidad, considerando que en ello influyen los oligosacáridos. De ahí que la industria de los alimentos infantiles al constatar estos beneficios, se haya apresurado y haya desarrollado leches de fórmula que contienen estos elementos, un ejemplo es la primera leche de fórmula con dos oligosacáridos de leche materna que presentaba Nestlé el año pasado.

Volviendo al estudio, las muestras de leche materna fueron tomadas y analizadas a los tres o cuatro meses tras el nacimiento de los bebés. Posteriormente, cuando los bebés cumplieron un año de edad, fueron sometidos a pruebas de punción cutánea (pruebas alérgicas) para verificar si sufrían hipersensibilidad a alérgenos comunes presentes en diferentes alimentos. Este tipo de pruebas pueden arrojar un resultado positivo, pero no indican necesariamente la presencia de alergia, aunque sí de sensibilización.

Los expertos comentan que los resultados muestran que determinados perfiles de composición de los oligosacáridos se asocian a una mayor prevención de las alergias, aunque se necesita más investigación para confirmar los descubrimientos realizados, analizar los mecanismos biológicos subyacentes, establecer como afecta y en qué periodo la composición de la leche materna en la hipersensibilidad, etc. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Allergy.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...