La ceguera en los bebés prematuros

La Ceguera en Bebés Prematuros

A medida que pasa el tiempo, los avances tecnológico cada vez son más importantes y nos ayudan más y más. Actualmente estas nuevas tecnologías nos han permitido que sobrevivan bebes prematuros de 34 semanas de gestación o incluso menos. Pero pueden existir secuelas, aunque algunas de ellas, como la retinopatía, si se detectan a tiempo se pueden corregir.

La retinopatía es una enfermedad de los vasos capilares de la retina del ojo. Los capilares se agrandan y dejan escapar un poco de líquido en el centro de la retina que hace que la vista se nuble. Si no se corrige puede haber una neovascularización, crecen muchos más capilares nuevos que pueden dañar mucho más la vista. Éstos capilares pueden romperse y derramar sangre dentro del ojo y bloquear la visión e incluso podría crearse tejido cicatrizal separando la retina del ojo. Esta segunda etapa sería una Retinopatía Proliferante, que es la que puede conducir a la ceguera.

La Retinopatía es común en los recién nacidos de menos de kilo y medio y es la causa principal de ceguera en lo bebés prematuros. Se calcula que unos 900 bebés prematuros al año se quedan ciegos por detectar la enfermedad demasiado tarde o por falta de atención en su momento.

A parte de la retinopatía, los bebés prematuros también pueden presentar problemas de visión debido a enfermedades o malformaciones congénitas como alteraciones en el Nervio Óptico, un mal desarrollo del ojo (Microftalmos), Cataratas, Glaucomas, Retinoblastoma…

El Retinoblastoma es un cáncer que afecta a unos 110 niños al año, sobretodo a menores de 2 años. Y si no se detectara tiempo significaría la pérdida de visión de un ojo, los dos o incluso su muerte. Y es muy difícil de detectar por los padres hasta que ya han alcanzado estados demasiado avanzados.

Por todas estas razones es imprescindible que el médico revise a los niños no solo después del nacimiento sino también tenemos que ir a las revisiones pertinentes y a la mínima sospecha de los pediatras se enviaría al niño al oftalmólogo.

Está demostrado que muchas de las enfermedades de la vista se pueden prevenir tomando ácido fólico antes y durante el embarazo. Además, durante el embarazo se deben evitar el alcohol y las drogas y posibles contagios de toxoplasmosis (como los gatos, la carne cruda…). Y no nos olvidemos de intentar evitar en la medida de lo posible las radiografías.

Vía | RadioMundial
Foto | Diego Salgado (Diegosaurius Rex)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...