Juegos para aprender a andar

juegos para aprender a andar

Según van creciendo, los niños comienzan a verse unos centímetros más arriba al dar sus primeros pasos, o al menos a intentar hacerlo, y esto acaba por cambiarles absolutamente la percepción que tienen de todo lo que les rodea.

Cuando los bebés comienzan a aprender a andar, descubren un mundo lleno de sensaciones nuevas que hasta ese instante nunca antes habían percibido. Este cambio está relacionado con una gran maduración psicomotriz; de un día para otro el pequeño es capaz de sentarse solito y tiene más habilidad a la hora de manejar su propio cuerpo.

Juegos que ayudan en el desarrollo psicomotriz

Para ayudarle a que siga desarrollando esa psicomotricidad lo ideal es animarle a realizar una serie de juegos que le ayuden en esta tarea. Para empezar, podemos coger varios pares de calcetines o de guantes enrollados en forma de pelota, además de un cubo o una caja.

A los más peques de la casa les fascina introducir cosas en cajas. Así que en primer lugar sería interesante iniciar el juego en el suelo, sentados.

Los papás tendrán que sentarse lejos del bebé y lanzarle las pelotas para que sea él el que las enceste en la caja. Después de un rato, se puede colocar el recipiente que se haya colocado a modo de “canasta” encima de una silla, en ese momento habrá que hacerle entender que ahora se tiene que levantar para encestar las pelotas.

Progresivamente se puede ir aumentando la altura para ir obligándole a esforzarse a la hora de ponerse de pie. Resulta divertido y además… ¡puede ayudar a la recogida de la ropa limpia!

Múltiples combinaciones de juguetes

Para los pequeños que aún estén en el proceso de gatear por el suelo estos juegos incrementan sus ansias de exploración y les dan cierta autonomía.

En este caso habrá que jugar con múltiples materiales y tejidos como los plásticos, mantas de diferentes texturas, toallas, cojines etc.

Es necesario encontrar una zona amplia y que no tenga obstáculos por medio. El pasillo puede ser el sitio ideal si es lo suficientemente largo. Se colocan en el suelo todos los objetos y materiales que necesitaremos, disponiéndolos de diferentes formas, alternándolos, para que el recorrido le resulte llamativo y variado.

Los papás se pondrán a un lado del pasillo y colocarán al “peque” en el otro extremo.

Es el momento de comenzar el recorrido. Se pueden atravesar con él los obstáculos  envolviéndole en los diferentes materiales. Si se le explica qué es cada cosa y qué sensaciones producen, esta lección les resultará muy beneficiosa y hará que le “pique la curiosidad”.

Vía | www.serpadres.es
Foto | Oneras [what about peace?]

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...