Investigación para saber cómo Influir en las preferencias del gusto de los bebés

Hoy conocemos una interesante Investigación realizada en Francia donde se estudia cómo Influir en las preferencias del gusto de los bebés a fin de poder introducir en su alimentación alimentos saludables que no suelen ser del agrado de los niños. Según los resultados, hay que familiarizar a los niños con los alimentos saludables desde una edad muy temprana.

Alimentación infantil

Los expertos del Centro de Sabor y Ciencia de los Alimentos (Centre des Sciences du Goût et de l’Alimentation) de Los Centros INRA en Dijon (Francia), explican que las preferencias del sabor se inician en el útero materno y evolucionan de forma constante, sin embargo, existen determinados momentos cruciales que hay que aprovechar y que ayudarán a conducir a los niños hacia una alimentación saludable. Este es un tema de investigación que llevan a cabo desde hace algunos años, y los resultados que han obtenido arrojan algunas respuestas.

Para influir en las preferencias del gusto de los bebés es importante introducir los nuevos sabores de los alimentos saludables cuanto antes, así se desprende de las investigaciones realizadas, donde se ha observado a los niños en todas las etapas del desarrollo, desde el ambiente sensorial del útero materno, pasando por la lactancia y el momento en el que todos los miembros de la unidad familiar comen juntos en la mesa, lugar donde comienza la socialización.

Sobre los sabores que los futuros bebés pueden apreciar en el útero materno, los expertos comentan que son receptivos a los aromas del líquido amniótico y los pueden llegar a memorizar, pero no se ha encontrado una correlación entre el consumo de determinados vegetales por parte de la madre durante el embarazo, y la posterior apreciación del bebé por estos alimentos. Los investigadores comentan que cuanto más es amamantado un bebé, más es capaz de apreciar el sabor umami, debido a que la leche materna contiene glutamato, esto demostró que el principal mecanismo para desarrollar las preferencias gustativas es la exposición.

Por tanto, la etapa del destete es crucial, ya que se inicia el primer contacto directo con los alimentos, el bebé debe ser expuesto a sabores, aromas y texturas de una forma reiterada, ya que de este modo se desarrollarán las preferencias del gusto por los alimentos saludables. Para cuantificar las preferencias del sabor en los bebés, los investigadores dieron botellas de agua corriente, agua salada, agua dulce y agua amarga a un grupo de bebés, posteriormente midieron la cantidad que habían consumido. Descubrieron que cuanto más bebían los bebés, más apreciaban su sabor.

A los tres meses les gustaba el agua dulce y salada, pero cuanto tenían un año, había una clara preferencia por el agua salada. Aunque los sabores amargos fueron los menos apreciados, esto no parecía afectar a la cantidad de agua que se consumía en las primeras etapas, a pesar de que la mayoría de los bebés hacían muecas que indicaban que el agua les disgustaba, continuaban bebiendo. Los expertos descubrieron que cuanto antes se introdujera una variedad de verduras en la alimentación, se multiplicaban las posibilidades de que gustaran a los bebés, asegurando que en un solo mes se puede ver la diferencia.

Tras los análisis oportunos se determina que, entre los cinco y los siete meses de edad, es el periodo más favorable para el descubrimiento de nuevos sabores, apreciándose incluso los que son amargos. Estas son algunas de las conclusiones obtenidas por la división de investigación dedicada al estudio de la percepción de los alimentos y el comportamiento alimentario en el marco del Proyecto Opaline, donde se realiza un seguimiento a un grupo de niños de 0 a 5 años de edad.

Los expertos explican que la función más obvia de los alimentos es proporcionar sustento nutricional, pero no es la única, los alimentos también nos brindan placer sensorial, moldean nuestra identidad a través de la cocina regional y proporcionan un vehículo importante para la interacción social. De hecho, es imposible imaginar cualquier tipo de celebración en cualquier sociedad sin la presencia de comida. Compartimos comida y comemos juntos, esto es algo muy importante para los niños y el desarrollo de la dieta, determinando que el contexto emocional en el que se consumen los alimentos puede afectar a las preferencias del sabor.

La investigación que hemos conocido aquí es muy interesante, aunque hay que decir que en otros estudios ya se ha apuntado que hay que familiarizar a los niños con los alimentos saludables desde una temprana edad. Pero en este caso, el trabajo demuestra que es importante la constancia y encuentra algunas claves sobre el desarrollo del gusto.

Foto | Ella

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...