Ideas llamativas para enseñar a tu hijo a usar el baño

Lograr que el niño deje el pañal forma parte de un proceso lento y delicado. Si lo has intentado sin resultados positivos, aplica alguna de estas técnicas que a continuación te mostramos.

Con estos métodos lograrás que tu hijo deje el pañal

Pretender que un niño aprenda a ir al baño a los 24 meses de nacido es algo prematuro. Estudios norteamericanos han confirmado que, al menos en Estados Unidos, el 50% de los infantes deja los pañales a los 3 años. Aunque el sueño de muchos padres es poder acelerar este proceso, es importante establecer las medidas correctas, en el momento justo.

En Internet se halla una cantidad desproporcionada de sugerencias para facilitar esta y otras acciones vinculadas con la crianza de los peques. Ni hablar de los libros, que abundan por doquier. Sólo los papás angloparlantes disponen de unos 2 mil títulos con recomendaciones que les pueden ser de utilidad. No obstante, muchos se muestran reticentes con los métodos modernos. ¿Pero cuáles son? Sigue leyendo y lo sabrás.

Métodos para lograr que el niño deje los pañales

La forma de instruir o formar a cada niño está condicionada por el poder adquisitivo de los papás. Inclusive por las tradiciones familiares o propias del país de residencia. Estos aspectos influyen en todo. En la manera de vestirlo, alimentarlo y hasta de educarlo para usar el baño.  

Te sorprendería saber que las mamás de Costa de Marfil enseñan a sus bebés a ir al baño desde recién nacidos. ¿Cómo lo hacen? Les administran enemas cada 12 horas desde el desprendimiento del cordón umbilical. Con esto van evitando, progresivamente, que se hagan encima de manera reiterada.

Tal vez esta práctica resulte extrema, pero tiene explicación. Las mujeres que habitan en áreas rurales no pueden costear pañales desechables y, además, éstos son escasos. En ocasiones se encuentran en mercadillos, pero es reducido el número de personas que pueden adquirirlos, por su alto valor.

Factores medioambientales también inciden. El pañal desechable lidera la lista de productos más abundantes en basureros, por lo que decenas de ecologistas han batallado en contra de su uso. El trabajo y el modo de vida de las mamás es otra razón de peso. En África subsahariana, por ejemplo, los neonatos siempre están a su cargo, y ellas no pueden separarse de sus labores de campo para llevarlos al baño.

Aunque supone un choque cultural, se vuelve esencial aclarar que los niños no padecen traumas ni ningún tipo de secuelas emocionales. De adultos son tan sanos y alegres como los que utilizaron pañales.

Unos pantalones para facilitar las idas al baño

Acostumbrar a tu pequeño a ir al baño por sus propios medios, puede representar una tarea tortuosa. No obstante, las familias campesinas de China aplican una táctica que, aunque poco convencional, parece ser muy efectiva.

¿En qué consiste? Básicamente en el uso de una prenda tradicional que emplean todos los niños de localidades rurales. Se trata de los pantalones “kaidangku”, que se diferencian de cualquier par que puedas ver en el mercado. Su particularidad radica en la abertura que poseen en la entrepierna.

Gracias a este atuendo, el pequeño puede miccionar o evacuar sin inconvenientes, pues no tendrá que quitarse su ropa para hacerlo. Tan práctico y funcional ha sido, que en diversas regiones de este país, especialmente las más pobres, los infantes de 24 meses van al baño por sí mismos.

La comunicación también ayuda

Una técnica más popular es la Comunicación de Eliminación (EC por sus siglas en inglés). Con ella infinidad de niños están aprendiendo a ir al baño mientras estrechan lazos con sus papás. Aquí el rol principal lo juegan el ánimo, el sonido y los movimientos que acompañan a las evacuaciones o al pis del menor. Sus papás o cuidadores tendrán que detectar estos indicios y llevarlo de inmediato al aseo.

Los promotores del método son el pediatra Jeffrey Bender y su esposa Rosemary She. Ambos sostienen que las idas al baño tienen un patrón: la hora de la siesta o después de las comidas. Entre sus beneficios destacan el fortalecimiento de la relación entre papás e hijos, así como el ahorro en pañales y la prevención de pañalitis o irritaciones. Puede implementarse antes de que el niño cumpla el año.

Una técnica ofrece resultados en tres días

¿Imaginas que en tres días tu hijo aprenda a ir al baño solo? Pues así lo propone esta alternativa que necesita mucho compromiso de tu parte. Consiste en dejar (tres días seguidos), que el bebé ande por la casa desnudo, de cintura para abajo.

Te sugerimos comenzar un viernes para que termines el domingo. Para llevarlo a la práctica tendrás que contar con múltiples urinarios y darle abundante agua para estimular sus ganas de hacer pis. Evita regañarlo si tiene algún accidente, pues las riñas frenan el proceso.

Paso a paso y con paciencia

El primer día déjalo hacer sus actividades rutinarias, pero sin usar pantalones o ropa interior. Tenlo siempre cerca, para que al menor indicio puedas acompañarlo al baño. Prepara las comidas buscando que incrementen sus ganas de orinar, y sé un ejemplo para él. Permite que observe cómo te bajas los pantalones o te sientas en la taza.

Aplaude sus progresos. Así lo mantendrás motivado. Corrígelo con las palabras adecuadas. Previo a la siesta, llévalo al baño para que se cree el hábito. Sólo en la noche ponle el pañal para prevenir inconvenientes.

Al despertar el segundo día, desnúdalo y llévalo al aseo. Sigue las mismas indicaciones del día anterior, pero con una excepción. Después de que utilice el baño, salgan juntos de casa por una hora. Así relacionará el hacer sus necesidades con la posibilidad de salir. Ponle pantalones, pero no ropa interior. Dale bebidas para que quiera ir al baño y, al regresar, vuelve directamente al baño. El último día retoma el procedimiento, pero deja que te acompañe cada vez que vayas al baño.

Aplicando estos consejos al detalle, verás avances significativos. Recuerda tener paciencia y ser muy afectuoso con tu niño. Una vez hayas avanzado en los resultados, opta por colocarle pantalones holgados para que pueda tener mayor independencia y aprender a limpiarse solo. ¿Cuál de los métodos te pareció más llamativo? ¿Utilizarías alguno para enseñarle a tu hijo a usar el baño?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...