Infección por streptococo B

Infección por streptococo B

El streptococo B hemolítico o agalactiae (EGB) es una bacteria que pueden portar las mujeres durante el embarazo. Aunque apenas se oye hablar de esta infección, esta bacteria es el principal responsable de sepsis neonatal. Se trata de una bacteria que se aloja en el aparato intestinal, urinario y genital de los adultos. Aunque una infección por EGB normalmente no ocasiona problemas a las mujeres sanas antes del embarazo, puede provocar una enfermedad grave a la madre y al bebé durante la gestación y después del parto.

Si la bacteria viaja desde el torrente sanguíneo de la madre a través de la placenta, el bebé puede resultar infectado durante la gestación. Sin embargo, hay más probabilidades que el bebé se infecte durante el parto cuando se produce la ruptura de membranas a medida que éste atraviesa la vía del parto. Los EGB son la causa más frecuente de infecciones que ponen en peligro la vida de los recién nacidos, incluidas la neumonía y la meningitis por neumococo. Aproximadamente uno de cada 200 bebés cuyas madres tienen estreptococos grupo B desarrollan síntomas de una patología por EGB. Casi el 75 por ciento de los casos de enfermedad causada por EGB entre los recién nacidos se presenta en la primera semana de vida y se la denomina enfermedad de comienzo precoz. Los prematuros son más susceptibles a la infección por EGB que los bebés que nacen a término.

Por ello, es crucial detectar esta infección en las madres antes del parto. Para ello basta con hacer un examen de los  fluidos de la vagina y el recto entre la semana 35ª y la 37ª semana de embarazo, para luego administrar antibióticos intraparto a aquellas mujeres con cultivos positivos. Si la infección se detecta durante los primeros meses de embarazo, es crucial suministrarle cuanto antes los antibióticos a la embarazada.Es muy importante pues saber interpretar los síntomas de tener el EGB. El más visible es picazón y ardor vaginal.

En los recién nacidos, en la mayoría de los casos se detecta este germen tras el parto, sin embargo, hay veces que no. Hay que estar muy atentos si tu hijo presenta dificultades respiratorias como ronquidos, ansiedad, temperatura inestable o frecuencia cardíaca irregular durante los primeros tres meses de vida, especialmente durante las primeras semanas, y de ser así llevarlo inmediatamente al pediatra.

Via | MedlinePlus
Foto | Carnaval King 08

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...