Incorporar alimentos en forma precóz al bebé incrementa riesgos de obesidad

Cada vez se va conociendo más en relación a la alimentación de los niños pequeños y a los pasos que los padres deben seguir para brindarles una correcta nutrición. Una reciente investigación que se realizó en base a la participación de unos 800 niños indicó por ejemplo que incorporar alimentos en forma precóz al bebé incrementa riesgos de obesidad, y que recién a partir del cuarto mes de vida, y hasta el sexto, es conveniente comenzar a darle al pequeño lácteos, frutas y cereales.

Descubren que incorporar alimentos en forma precóz al bebé incrementa riesgos de obesidad, ya que al mismo tiempo se suspende la lactancia y se los alimenta también con fórmula, son ellos los que están expuestos en un incremento de cuatro veces a la posibilidad de presentar obesidad a los tres años de vida, en comparación a aquellos pequeños que al menos durante los primeros cuatro meses de vida solamente se alimentaron en base a la leche materna.

El estudio que concluyó que incorporar alimentos en forma precóz al bebé incrementa riesgos de obesidad se realizó como comentamos en unos 800 bebés junto con sus madres, en un trabajo de investigación que se extendió durante unos tres años, de donde surgieron resultados que se integran a la reciente edición del Journal Pediatrics.

El equipo de investigación realizó el estudio en los bebés, cuyas madres debían responder cuando ellos tenían 6 meses, sobre cuándo habían comenzado a darles lácteos, cereales o frutas. Al llegar a los 3 años, el equipo midió el peso y la altura de cada niño para determinar si eran obsesos considerando parámetros de Indice de Masa Corporal en relación al más adecuado para su edad.

“En los bebés alimentados en base a leche materna durante por lo menos cuatro meses, la edad de introducción de sólidos en la dieta no influyó en la posibilidad de desarrollar obesidad para los tres años. Sin embargo aquellos que desde el principio habían consumido fórmula o que a los cuatro meses ya dejaron de recibir leche materna y comenzaron a comer sólidos tenían cuatro veces más posibilidades de tener problemas de sobrepeso al llegar al tercer año de vida”…”Los padres tienen que tener en cuenta que es fundamental aprender sobre estos temas porque la manera en que uno alimenta al bebé y la forma en que éste aprende a comer influirán en su posibilidad futura de ser obeso”.

La conclusión:

“Los padres deben comenzar a introducir alimentos sólidos recién después de los cuatro meses, y hasta los seis. Esto sin dudas contribuye o contribuiría a bajar las cifras de obesidad infantil”.

Vía |  Territorio digital
Foto | D Sharon Pruitt de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...