Hipoalimentación infantil

Alimentación infantil

La hipoalimentación infantil es un trastorno alimentario que se caracteriza por la insuficiencia de alimentos que ingiere el bebé. Un recién nacido tiende a perder hasta una décima parte de su peso durante los primeros cuatro días con el inicio de la lactancia materna, pero es algo normal, recordemos el post Pérdida de peso en el bebé recién nacido. Se trata de una pérdida fisiológica asociada a la pérdida de líquidos que el bebé sufre debido a la transición de pasar de un medio acuoso en el interior del útero, a un nuevo ambiente en el exterior que obliga además a un consumo mayor de energía. Por otro lado, en los primeros días de lactancia no se produce la suficiente cantidad de leche materna.

Pero, ¿qué es la hipoalimentación infantil?, este término define a los bebés que, después de los primeros cuatro días desde el nacimiento, y pasadas incluso dos semanas, no han aumentado de peso. Algún problema impide que el bebé pueda alimentarse y desarrollarse correctamente. Además de la pérdida de peso, algunos síntomas delatarían que el bebé está sufriendo este problema, heces insuficientes asociadas a la escasa ingesta de alimentos, la lactancia es corta y si no se satisface su necesidad de alimento tras acabar de mamar llora, dormir en exceso (dormir ayuda a reducir el gasto energético y a suplir en cierto modo la carencia alimentaria), etc.

La hipoalimentación tendría en estos casos fácil solución y posiblemente el especialista lo detectaría rápidamente, quizá sería necesaria una alimentación suplementaria en el caso de que la producción de leche materna fuera escasa o utilizar aparatos como el sacaleches para estimular la producción de leche. También podría darse el caso de que el bebé sufriera algún problema que le impidiera mamar correctamente. En todo caso, es el especialista quien lo debe determinar.

Todos los padres se guían por el aumento de peso como un indicador fiable de que el bebé se está alimentando y desarrollando adecuadamente, para ello cuentan con la ayuda de las básculas para bebés, con ellas se logra realizar un seguimiento detallado del aumento de peso. Recordemos que el aumento de peso considerado normal se establece en un percentil de entre 120 y 140 gramos semanales durante el primer año, segmentando el percentil en dos etapas comprobaremos que el aumento de peso en los primeros seis meses es más significativo que en los seis meses siguientes.

Cada etapa del bebé marca unos valores diferentes y guardan relación con el entorno, el destete, la introducción de nuevos alimentos, etc. Pero todo dependerá de cada bebé, dado que cada organismo y ritmo de evolución es diferente. Algunos especialistas recomiendan pesar al bebé semanalmente, si en los valores obtenidos se detecta una continuidad de dos semanas sin aumento de peso, se delataría la falta de nutrientes y la necesidad de consultar al especialista para conocer el origen del problema.

Como hemos mencionado, la hipoalimentación infantil está asociada a la desnutrición, pero también puede estar asociada a la avitaminosis, un déficit vitamínico relacionado con algún problema de la actividad metabólica, pero este es otro tema del que hablaremos posteriormente.

Foto | Daquellamanera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...